También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Editorial, martes 26 de febrero 2013

La reciente firma de colaboración entre Mercadona y el Banco de Alimentos de Córdoba demuestra que hay una manera racional, de buena voluntad y sincera de colaboración cuando de ayudar a los más necesitados se trata. Mercadona es una firma que sin desearlo se ha visto en la primera plana de la actualidad cuando el tristemente famoso alcalde de Marinaleda decidió asaltar uno de sus supermercados con un grupo de acólitos revolucionarios. Son esos revolucionarios que cobran del erario público de un país occidental y democrático, por cierto. Entonces la cadena de supermercados se vio envuelta en el todo el jaleo que supone un acto de este tipo, cargado de demagogia pero sobre todo de búsqueda de auto publicidad para el también parlamentario andaluz. Nadie se creyó entonces toda la mala imagen que al igual que a los bancos, se les trata de enfocar a las grandes superficies comerciales. Ahora Mercadona, al igual que otras, demuestran que sí, que parte de sus beneficios y sus excedentes, siendo empresas privadas como son, van a parar a los que lo necesitan. Sin asaltos, sin malos modos ni demagogia. Y dejando en evidencia a los que con la crisis y el hambre pretenden sacar réditos electorales.

Lo más visto