También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Divina misericordia, la respuesta para una civilización en ruinas

El Papa toma posesión esta tarde de la catedral de Roma, la Basílica de San Juan de Letrán, último acto pendiente de los previstos tras la elección de un Romano Pontífice. Hay un gran simbolismo en la visita. En la célebre visión de Inocencio III, san Francisco de Asís sostiene este templo en ruinas, que representaba la decadencia de la Iglesia. Hoy es la civilización occidental lo que se desmorona y la Iglesia ha lanzado la nueva evangelización, que Francisco conecta con la necesidad de una mayor radicalidad evangélica y de un nuevo vigor misionero. Por otro lado, el Pontífice ha enfatizado su condición de obispo de Roma, «que preside» la Iglesia «en la caridad», así que será interesante escuchar lo que diga al respecto. Pero el día de hoy es además especial por otra circunstancia. La Iglesia celebra el Domingo de la Divina Misericordia, fiesta que instituyó Juan Pablo II, y en la que según Benedicto XVI está contenido «el núcleo del mensaje evangélico». La misericordia es también el centro del magisterio episcopal de Jorge Bergoglio. Y tras su elección como Papa ése ha sido el gran tema en sus predicaciones, explicando que Dios siempre acoge, no importa cuáles hayan sido nuestros pecados, o que la cruz es su respuesta de amor definitiva al mal y al sufrimiento. Ante el gran reto de la nueva evangelización, la fiesta de la Divina misericordia nos recuerda que la Iglesia nada puede por sus propias fuerzas. Y que es bueno reconocer nuestra debilidad humana, porque así comprobamos que es Dios quien nos sostiene.

Lo más visto