También en directo
Ahora en vídeo
Audiencia del miércoles, 11 de junio de 2014

"Dios nos ayude a acoger su temor uniendo nuestra voz a la de los pobres"

"Pienso por ejemplo en las personas que tienen responsabilidad sobre otras y se dejan corromper. ¿Pensáis que una persona corrupta será feliz en el otro lado? ¡No".
El Papa Francisco en la Audiencia General de este miércoles....

De 

Miles de peregrinos han asistido esta mañana a la audiencia del Papa Francisco en este 11 de junio, miércoles posterior a Pentecostés y al fin del Tiempo Pascual el pasado domingo. En esta jornada el Papa ha reflexionado sobre el temor de Dios, último don del Espíritu Santo. Posteriormente el Pontífice ha hecho un breve resumen en los principales idiomas y ha saludado a todos los asistentes con un recuerdo especial para los enfermos, impartiendo la Bendición Apostólica.Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!   El don del temor de Dios, del que hablamos hoy, concluye la serie de los siete dones del Espíritu Santo. No significa tener miedo de Dios, no es eso… sabemos bien que Dios es Padre, que nos ama y quiere nuestra salvación y siempre perdona ¡siempre! ¡por lo que no hay motivos para tenerle miedo!   El temor de Dios, sin embargo, es el don del Espíritu que nos recuerda lo pequeños que somos frente a Dios y su amor y que nuestro bien está en abandonarnos con humildad, respeto y confianza en sus manos. Esto es el temor de Dios, este abandono en la voluntad de nuestro Padre que nos quiere tanto.   1. Cuando el Espíritu Santo hace morada en nuestro corazón, nos infunde consuelo y paz, y nos lleva a sentirnos así como somos, así de pequeños, con esa actitud, tan recomendada por Jesús en el Evangelio, de quien pone todas sus preocupaciones y esperanzas en Dios y se siente acogido y sostenido por su calor y su protección, ¡igual que un niño con su papá!   Este sentimiento es lo que el Espíritu Santo hace en nuestros corazones, nos hace sentir como niños en los brazos de nuestro papá. En este sentido, comprendemos bien cómo el temor de Dios asume en nosotros la forma de docilidad, del reconocimiento y de la alabanza, colmando nuestro corazón de esperanza.                     Muchas veces, de hecho, no llegamos a aceptar el plan de Dios y nos damos cuenta de que no somos capaces de proporcionarnos a nosotros mismos la felicidad y la vida eterna. Es exactamente en la experiencia de nuestros límites y de nuestra pobreza, sin embargo, cuando el Espíritu nos conforta y nos hace percibir como lo único importante el conducirnos por Jesús hacia los brazos del Padre.   2. Esta es la razón por la que necesitamos tanto este don del Espíritu Santo. El temor de Dios nos hace tomar conciencia de que todo viene de la gracia y de que la verdadera fuerza esta únicamente en seguir al Señor Jesús y en dejar que el Padre pueda verter sobre nosotros su bondad y su misericordia.                           Abrir el corazón para que la bondad y la misericordia de Dios lleguen. Esto hace el Espíritu Santo con este don de Dios, abre el corazón. Corazón abierto para que el perdón, la misericordia, la bondad del Padre lleguen a nosotros porque somos hijos amados infinitamente.   3. Cuando tenemos el temor de Dios, entonces nos vemos impulsados a seguir al Señor con humildad, docilidad y obediencia. Esto, sin embargo, no significa una actitud de resignación pasiva, con lamentos… sino con la sorpresa y la alegría de un hijo que se reconoce servido y amado por el Padre.                   El temor de Dios, por tanto, no hace de nosotros cristianos tímidos, sumisos, sino que genera en nosotros la valentía y la fuerza. Es un don que hace de nosotros cristianos convencidos, entusiastas, que no se someten al Señor por miedo, sino porque se han visto conmovidos y conquistados por su amor. Ser conquistados por el amor de Dios, y esto es algo belllo ¡dejarnos conquistar por el amor de Papá! Nos ama mucho, nos ama con todo su corazón… Pero ¡estemos atentos! el don del temor de Dios es también una “alarma” frente a la obstinación en el pecado. Cuando una persona vive en el mal, cuando blasfema contra Dios, cuando se aprovecha de los demás, tiranizándolos, cuando vive sólo por el dinero, la vanidad, el poder, el orgullo… entonces el santo temor de Dios nos pone en alerta: ¡atención! Con todo este poder, dinero, orgullo, con toda tu vanidad no serás feliz.                    Nadie puede llevar consigo al otro lado ni el dinero, ni el poder, ni el orgullo ni la vanidad ¡nada! Sólo podemos llevar con nosotros el amor que Dios nos da, las caricias de Dios aceptadas y recibidas por nosotros con amor y todo lo que hemos hecho por los demás ¡Atención: no pongáis la esperanza en el dinero, en el orgullo, en el poder y en la vanidad, ellos no pueden prometernos nada!   Pienso por ejemplo en las personas que tienen responsabilidad sobre otras y se dejan corromper. ¿Pensáis que una persona corrupta será feliz en el otro lado? ¡No! Todos los frutos de su corrupción han corrompido su corazón ¡será difícil ir hacia Dios!   Pienso en los que viven de la trata de personas y del trabajo esclavo ¿pensáis que esta gente tiene en su corazón el amor de Dios, alguien que hace trata de personas, que se aprovecha de ellas con el trabajo esclavo? ¡No! No tienen el amor de Dios y no son felices…    Pienso en los que fabrican armas para fomentar las guerras… Pensad ¡qué trabajo este! Yo creo que si hago esta pregunta: ¿Cuántos de vosotros construís armas? ¡Nadie! Porque estos no vienen a escuchar la Palabra de Dios, estos fabrican la muerte, son mercaderes de muerte, hacen esta mercancía de muerte.                           Que el temor de Dios les haga comprender que un día todo terminará y tendrán que rendir cuentas a Dios.   Queridos amigos, el Salmo 34 nos hace rezar así: “Este pobre grita y el Señor le escucha, lo libra de todas sus angustias. El ángel del Señor acampa en torno a quienes lo temen y los salva” (vv. 7-8).   Pidamos al Señor la gracia de unir nuestra voz a las de los pobres, para acoger el don del temor de Dios, y poder reconocernos, junto a ellos, revestidos de la misericordia y del amor de Dios, que es nuestro Padre ¡nuestro Papá!

Lo más visto