La situación de los misioneros frente al yihadismo en África

Nuestro misionero Ramón nos cuenta en su diario la preocupación que tiene por el yihadismo, además de otras cosas que pasan en la misión

La situación de los misioneros frente al yihadismo en África

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 01:31

En una misión en mitad del continente africano, concretamente en Costa de Marfil, pasan muchas cosas. Cada semana nos lo cuenta en su diario nuestro misionero Ramón Lázaro. En esta edición nos acordamos también especialmente del misionero salesiano Antonio César Fernández asesinado en Burkina Faso.

Jueves 14 de febrero:

Hoy he ido a dar el pésame a una familia de San Pedro. La hermana mayor de la persona que yo conozco ha fallecido en España. Le diagnosticaron aquí un cáncer de pulmón y fueron a Túnez hace tres años. Alguien les dijo que en España había buenos especialistas y desde hace un año estaba en Madrid. Falleció la noche del martes al miércoles. Ahora están con los trámites para traer el cuerpo aquí y enterrarla en Côte d'Ivoire. Por la noche, me ha tocado a mí animar la oración de preparación a la fiesta de nuestro Fundador. Ha venido bastante gente. La verdad es que estoy sorprendido de la asistencia pero también de la participación. Les veo muy interesados. Bonito gesto de familia. Buenas noches y dulces sueños.

Sábado 16 de febrero:

Hoy he estado con unos 70 niños de la parroquia compartiendo los obstáculos para reconciliarse y las consecuencias de la reconciliación en nuestra vida. Me ha encantado su participación y cómo han entrado en el tema. Luego en casa, hemos celebrado la fiesta de nuestro Fundador, el Beato José Allamano. Ha habido unas 150 personas que han orado con nosotros y luego hemos compartido la comida y un poco de música. Yo he aprovechado para hablar con algunas personas. Un día bonito por el espíritu de familia que hemos vivido. Buenas noches y dulces sueños.

Miércoles 20 de ferbero:

Os tengo un poco abandonados. Días tranquilos, preparando materiales, escuchando y acompañando a jóvenes, dejando que los niños encuentren un espacio para ellos. Atento a la acogida. Visitando enfermos. Y, claro, preocupado por el yjihadismo que empieza a asentarse en Burkina Faso y son vecinos nuestros. Incluso me ha llamado la embajada para tenerme controlado. Esperemos que las aguas se calmen. Buenas noches y dulces sueños.

Lo más