Así es el imponente 'Cristo Gigante' que construyeron un padre y sus hijos

Mide más de 11 metros de alto y tres de ancho, este "Cristo Gigante" tardó más de una década en construirse

Así es el imponente Cristo gigante que construyeron un padre y sus hijos

 Página de facebook: Cristo Gigante de Montemorelos

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 20:40

Mide más de 11 metros de alto y tres metros de ancho. Este impresionante "Cristo Gigante" está tallado en madera de sabino y oyamel y fue construido por el artista mexicano Humberto Santiesteban Uviña.

Tardó 11 años en crear esta majestuosa obra, y lo hizo con la ayuda de sus tres hijos, según cuenta Aciprensa. Bautizaron la imponente imagen con el nombre de 'El Cristo Yacente' y pretenden que sea la talla de Cristo en madera más grande del mundo. La imagen representa a Jesucristo después de la Pasión, con la corona de espinas, la herida en el costado y las marcas de los clavos que le clavaron en la cruz.

Descubre también la impresionante historia de este Cristo bajo el hielo que acumula peregrinos en EEUU.

Actualmente esta gigantesca figura se encuentra en México, concretamente en el Estado de Nuevo León en un municipio llamado de Montemorelos. “Contiene acabados en la técnica antigua de estofado con hoja de oro y policromado, los dientes son de hueso, las lágrimas de cristal, en las uñas contiene imágenes de madera de los 12 Apóstoles y varios detalles hermosos. Esto lo hace una obra de arte única en el mundo,” afirma el religioso José Cristhian González en un artículo reciente.

Una imagen viral

Esta obra ha recorrido el mundo entero a través de las redes sociales por culpa de su embergadura y se puede visitar en el Museo del Cristo Gigante. El propio museo ha creado un perfil en Facebook para dar a conocer la imagen que es un auténtico reclamo turístico y una talla singular y única.

"Desde niño yo dibujaba. No sabía lo que era el arte pero me gustaba. Este Cristo fue un sueño que tuve en 2003 y no sabíamos si íbamos a poder terminarlo. En ocasiones no teníamos ni material ni ánimos. Fue un sacrificio muy grande pero gracias a Dios pudimos terminarlo", asegura su creador en una entrevista.

Lo más