• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

La delegación española en la JMJ se despide de Panamá

La delegación española en la JMJ de Panamá regresa a España tras una emocionante despedida 

La delegación española en la JMJ se despide de Panamá

 

Javier González
Javier González

Redactor COPE

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 29 ene 2019

El grupo de jóvenes españoles en la JMJ de Panamá vuelve a casa. Después de una semana intensa y profunda nos hemos despedido con una misa en la parroquia de acogida 'San Francisco de Asís de la Caleta'. El cardenal Antonio Cañizares ha presidido la misa de despedida, muy emocionante, en la que ha habido un agradecimiento especial a todas las familias que han abierto su casa a los españoles.

"Ahora toca cumplir con los deberes que nos ha puesto el Papa," decía al final de la misa el cardenal, en la que se ha vuelto a hacer hincapié en el envío de Francisco para compartir en Eespaña lo que hemos vivido en esta semana. Se ha terminado la eucaristía con diferentes cantos y se ha entonado de nuevo el himno de esta JMJ "hágase en mí según tu palabra."

Un centenar de jóvenes de toda España (Jerez, Valencia, Pamplona, Sevilla, Madrid...) que han podido acudir a Panamá  gracias al viaje organizado por la  Conferencia Episcopal, con Raúl Tinajero y algunos obispos, entre los que se encontraban los cardenales Ricardo Blázquez, Carlos Osoro y Antonio Cañizares. El viaje corto ha durado una semana, desde el pasado 21 de enero; y el largo se prolongó dos semanas, con unos días previos en Costa Rica.

Mucha emoción en una despedida en la que la coletilla es siempre la sorpresa ante la gran acogida que se ha recibido por parte de las familias panameñas. Sin esos voluntarios los jóvenes no habríamos podido asistir y han sido especialmente cariñosos. Lágrimas, abrazos, últimas fotos y mucha alegríia por todo lo que se ha compartido.

El vuelo de regreso a España sale a las 22.00 horas panameñas y llega a las 14 horas española. Una experiencia muy bonita que deja muchos corazones encendidos, con ganas de volver a casa para no ser el futuro, sino "el ahora de Dios."

Lo más