¿Qué celebramos el Día de Todos los Santos?

El Día de Todos los Santos supone recordar a todos aquellos que nos han precedido en la fe, que no conocemos y que ya se encuentran en presencia de Dios.

 

  • item no encontrado

Redactor cope.es

Madrid

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 02 nov 2018

La fiesta de Todos los Santos que se celebra hoy es una conmemoración, un día de recuerdo para y de todos los cristianos. ¿De qué? Del camino que todos estamos llamados a recorrer de vuelta a casa del Padre: la santidad. La Iglesia reconoce u homenajea a todos los santos, es decir, no sólo a los que están en los altares y han pasado los procesos de El Vaticano.

Cuando la "historia" comienza a andar, que es a partir de la venida de Cristo a la historia de la humanidad, los han habido santos. Lo han sido, incluso antes de nosotros saber quién era Jesús. Pero los procesos e investigaciones que elevan a una persona a la categoría de “santo” de la Iglesia llegaron bastante después. Por eso, la Iglesia invita a poner los ojos y la oración en “todos los santos”, es decir, en todos aquellos que ya disfrutan de ver y estar con Dios.

Esto es, que desde que Jesús ascendió al Cielo después de resucitar y vino el Espíritu Santo en Pentecostés para enviar a los apóstoles, el “contador” de santos había empezado a correr. Los primeros cristianos, las primeras comunidades hasta nuestros días están repletas de personas cuyas historias no conocemos, ni cabrían en las páginas del calendario. Esos son los santos anónimos, a quienes también se honra hoy. Aquellos cristianos de Roma que sufrieron el martirio de múltiples maneras son un ejemplo.

Es por eso que, al principio, la fiesta honraba a los mártires, quienes han derramado su sangre y dado la vida por Jesús. En su recuerdo, el Papa Bonifacio IV dedicó el Antiguo Panteón de Roma a la Virgen en su advocación de auxiliadora de los cristianos y reina de los mártires. Más tarde, otro Papa, Gregorio III, extendió el homenaje a los santos cristianos anónimos. Por último, el Papa Gregorio IV la hizo universal para toda la Iglesia.

Lo más