Francisco pide estar despiertos y orantes en Adviento y recuerda a los cristianos de Siria y Oriente Medio

A las 12 del mediodía miles de peregrinos han estado en la Plaza de San Pedro en Roma para asistir al Ángelus de Francisco.

Papa Francisco

Redacción Religión

  • item no encontrado

Redacción Religión

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 13:31

Al inicio del Adviento, el Santo Padre recordó que, este tiempo litúrgico nos prepara para la Navidad, invitándonos a levantar la mirada y abrir nuestros corazones para acoger a Jesús, el esperado por los pueblos. “En Adviento – señaló el Pontífice – no vivimos sólo la expectativa de la Navidad, sino que estamos invitados a despertar la espera del glorioso regreso de Cristo, preparándonos para el encuentro final con Él con elecciones coherentes y valientes. En estas cuatro semanas estamos llamados a dejar atrás un estilo de vida resignado y rutinario, alimentando esperanzas y sueños para un futuro nuevo”.Comentando el Evangelio de San Lucas, que la liturgia presenta este Domingo, el Santo Padre indicó que, este pasaje va precisamente en esta dirección y nos advierte contra el dejarnos oprimir por un estilo de vida egocéntrico y por los ritmos febriles de la jornada. “Las palabras de Jesús – precisó el Papa – resuenan particularmente incisivas: Tengan cuidado de no dejarse aturdir por los excesos, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, para que ese día no caiga de improviso sobre ustedes. Estén despiertos todo el tiempo y oren incesantemente”.

Lee aquí la reflexión de Francisco en el Ángelus

Después de rezar el Ángelus del I Domingo de Adviento y Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud, el Papa Francisco pidió que, “oremos y ayudemos a los cristianos a permanecer en Siria y en Oriente Medio como testigos de misericordia, perdón y reconciliación”. “¡Que estas llamas de esperanza disipen las tinieblas de la guerra! Oremos y ayudemos a los cristianos a permanecer en Siria y en Oriente Medio – pidió el Papa Francisco – como testigos de misericordia, perdón y reconciliación. Que la llama de la esperanza llegue también a todos los que sufren en estos días conflictos y tensiones en otras partes del mundo, cercanas y lejanas. Que la oración de la Iglesia les ayude a sentir la cercanía del Dios fiel y toque toda conciencia para un compromiso sincero a favor de la paz. Y que Dios, nuestro Señor, perdone a quienes hacen la guerra, a los que hacen las armas para destruirse y convierta sus corazones. Oremos por la paz en la amada Siria”. Ave María…

Etiquetas

Lo más