Sigitas Tamkevicius, el nuevo cardenal que sobrevivió a un campo de concentración soviético

El Papa Francisco ha ordenado nuevo cardenal a Sigitas Tamkevicius de Lituania que fue arrestado y llevado a un campo de concentración soviético

Así es Sigitas Tamkevicius, el nuevo cardenal de Lituania

 

Faustino Catalina
Twitter

'La Linterna de la Iglesia'

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:51

Lituania es el país de uno de los nuevos cardenales nombrados por el Papa Francisco. Es el cardenal Sigitas Tamkevicius cuya vida es un testimonio de entrega y trabajo por la libertad religiosa.

Es arzobispo emérito de Kaunas, y fue ordenado sacerdote en 1962, a los 24 años. Poco después ingresó en la Compañía de Jesús, entonces ilegal en la Unión Soviética por lo que le prohibieron ejercer su ministerio y le obligaron a trabajar en una fábrica y un área de recuperación durante un año.

Desde una publicación clandestina, la Crónica de la Iglesia Católica de Lituania, dió a conocer a todo el mundo la discriminación religiosa y denunció las violaciones de los derechos humanos en unos años en los que la Ospolitik del Vaticano trabajaba para construir puentes por encima del muro de la guerra fría. En 1983 Tamkevicius fue arrestado y juzgado, acusado de presunta agitación antisoviética, y sentenciado a diez años de prisión y exilio que cumplió en los campos de trabajo de Siberia hasta que llegó la apertura de la Unión Soviética con la perestroika de Mijail Gorbachov.

A partir de ese momento fue rector del seminario de Kaunas, diócesis de la que fue nombrado obispo auxiliar, y más tarde, arzobispo, además de presidente de la Conferencia Episcopal Lituana. En junio de 2015 el Papa aceptó su renuncia por edad. Va ya camino de los 81 años por lo que no podrá participar en un eventual cónclave, pero el cardenalato de Sigitas Tamkevicius es el reconocimento a una vida de sufrimiento y entrega por la verdadera libertad religiosa que, lejos de aquellos años de persecución en la Unión Soviética, continúa siendo uno de los grandes desafíos a los que se enfrentan hoy los creyentes en muchos países del mundo

Lo más