• DIRECTO

    La hora Sanabre

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

¿Sabes qué es el Rosario de la Aurora?

Seguro que has oído más de una vez la expresión 'acabar como el Rosario de la Aurora' pero ¿sabes qué es el Rosario de la Aurora?

Rosario de la Aurora

La tradición del Rosario de la Aurora se mantiene en toda nuestra geografía. En la imagen, un grupo de fieles reza el rosario por el casco antiguo de Pamplona.Iglesia navarra

Natxo de Gamón
@NatxodeG

Redactor de Religión

Madrid

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 13:47

La oración del rosario tiene su origen en el siglo XIII y como protagonista a santo Domingo de Guzmán. La tradición dice que al santo español, fundador de la Orden de Predicadores -los dominicos-, se le apareció la Virgen con un rosario en la mano, le enseñó a recitarlo y le pidió que lo rezara y lo difundiera por todo el mundo.

Así, desde ese momento y hasta el siglo XVII, la oración vive un lento pero constante avance entre órdenes religiosas de todo tipo, hermandades marianas y autoridades eclesiásticas.

De oración propia de los religiosos a oración popular

A partir del siglo XVII, el rosario vive su auténtico esplendor. En ese momento se convierte en una oración popular, que se reza por las calles en grupos multitudinarios.

Es el momento en el que nace la tradición del Rosario de la Aurora, una de las más populares y arraigadas durante el mes de mayo. Con faroles, música y hasta portando imágenes de la Virgen, la gente comienza a salir a la calle a rezar la oración en las primeras horas del día.

Se cuenta que la propagación del rosario callejero es una iniciativa del clero sevillano, que más tarde se difundió por Andalucía y finalmente por toda España. A esta devoción contribuyeron personas como fray Pedro de Santa María y Ulloa, al que sus contemporáneos conocían como el 'apóstol del rosario'. En esta época nacen también las cofradías marianas, con el objetivo de fomentar el rezo del rosario entre sus miembros.

La eclosión del Rosario de la Aurora

En el siglo XVIII llegan a concurrir hasta tres y cuatro rosarios en una misma calle, algunos organizados de forma oficial y otros de manera espontánea, lo que obliga a las autoridades eclesiásticas a solicitar que se prohíban aquellos rosarios que no hayan sido organizados por las congregaciones marianas y en determinadas fechas del año litúrgico.

Y es que la eclosión de este rezo y su proliferación por las calles de nuestras ciudades, tanto en horario nocturno como al alba comienza a provocar altercados y desórdenes públicos.

Es en esta época cuando nace el dicho popular 'acabar como el Rosario de la Aurora', que la Real Academia Española define como “Desbandarse descompuesta y tumultuariamente los asistentes a una reunión, por falta de acuerdo”.

Se desconoce a ciencia cierta si el origen está basado en un hecho real, pero lo que está claro es que el rezo del rosario a horas intempestivas y en alta voz por la calle generó algún que otro conflicto, ya fuera bien con las cuadrillas de mozos que deambulaban de vuelta a casa empapados en alcohol tras una noche de juerga, bien con los vecinos de las calles por las que pasaba la procesión del rosario o bien con alguna otra cofradía que pasaba por la misma calle rezando también el rosario a la misma hora.

El rosario de Espera, el que da nombre al dicho

Parece ser que esta última opción es la mayoritariamente aceptada. Hay quien, incluso, se atreve a situar la fatídica noche en Espera, un pueblo gaditano, en el que según la tradición, las dos hermandades más importantes del pueblo, la de la Vera Cruz y la de las Ánimas acabaron a farolazos una noche.

Así lo explica Manuel Garrucho Jurado en el diario ABC: “Espera era un pueblo muy religioso y había mucha competencia entre las dos hermandades. La localidad, que tendría entonces entre 1.500 y 2.000 habitantes, estaba dividida”, señala a ABC este licenciado en Historia y autor de cinco libros sobre la historia local que añade cómo “ya había antecedentes de broncas entre hermandades desde antes de 1773”.

Según relata Garrucho Jurado, la muerte en 1749 de un vecino de Espera miembro de las dos hermandades estaría en el origen de la bronca posterior.

Al entierro de un hermano acudía tradicionalmente la hermandad con su cruz y en éste ambas se disputaban la prioridad. La tensión entre ambas a raíz de este fallecimiento habría estallado después en el rosario de la aurora. A ello habría contribuido también el presbítero Domingo Antonio Pérez, quien “intentó suprimir la hermandad de la Vera Cruz”.

De hecho, según señala el académico de la RAE José María Iribarren, en Andalucía, el dicho se modifica, y se dice 'acabar como el Rosario de Espera'.

En cualquier caso, el dicho 'acabar como el Rosario de la Aurora' ya ha pasado al vocabulario popular, aunque mucha gente lo emplea sin saber su origen e, incluso, sin conocer la preciosa historia de esta forma de rezar el rosario tan popular durante el Mes de la Virgen.

Lo más