La ONU y los obispos de Venezuela coinciden: la situación del país es insostenible

Según un informe de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, seguirá el éxodo para huir de Venezuela si la situación no mejora.

La ONU y los obispos de Venezuela coinciden: la situación del país es insostenible

La situación en Venezuela es insostenible. 

Julia López

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:52

“Urgen medidas para detener las violaciones de los derechos humanos en Venezuela”, eso es lo que asegura la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en el informe que ha realizado analizando la situación del país.

Los obispos venezolanos

Precisamente, hace unas semanas fueron la Conferencia Episcopal Venezolana y la Comisión de Justicia y Paz las que hicieron un llamamiento para que la ONU ordenara al Régimen venezolano “el cese del patrón de violaciones de derechos humanos en el país”. Además de condenar la muerte del Capitán Rafael Acosta.

El presidente del Episcopado y arzbosipo de Maracaibo, José Luis Azuaje, en la 112º Asamblea plenaria de obispos venezolanos ha animado en su discurso de apertura, a sus compatriotas a “no desfallecer en sus ideales y sueños de libertad de su tierra” y se ha referido especialmente a los jóvenes a “no perder la esperanza”.

La revista Nueva Vida recoge más declaraciones de Azuaje como que “la violación de los derechos humanos ha sido un grito a voces en Venezuela”.

ctv-2eh-obispos-venezuela

Según indica el informe de la ONU, si la situación no mejora, miles de personas continuarán su éxodo para huir del país y la vida de aquellos que se queden empeorará.

El informe de la ONU

Por ello, Michelle Bachelet ha pedido al Estado venezolano “tomar medidas sin dilación para detener y remediar las transgresiones graves de derechos económicos, sociales, civiles, políticos y culturales”.

El informe abarca de enero de 2018 a mayo de este 2019 y fueron entrevistadas 558 personas. En él, se afirma que “el estado de derecho y varias instituciones esenciales del país han sido erosionadas”.

“El Gobierno de Venezuela y las instituciones han puesto en marcha una estrategia para neutralizar, reprimir y criminalizar a la oposición política y a quienes critican al Gobierno”, explica el documento.

Durante su visita al país vino tinto durante los días 19, 20 y 21 de junio, la Alta Comisionada se reunió con varios altos cargos para analizar la situación -entre ellos el presidente Nicolás Maduro-, y también con víctimas y sus familiares.

Pero advierte que “las negociaciones solamente darán frutos si incluyen a toda la sociedad”.

“Deberíamos estar de acuerdo en que todos los venezolanos merecen una vida mejor y acceso a las necesidades básicas”, dice Bachelet, a quien el Régimen ha contestado con sus acusaciones y propaganda habituales.

“Estamos en el lado correcto de la Historia y en el momento correcto para la batalla”, manifestó un Maduro en guerra contra la ONU.

Sin embargo, el presidente de Venezuela también ha intentado contrarrestar el informe rápidamente un día después liberando a un centenar de presos (entre los que se encontraban estudiantes, una juez y un periodista).

Desde las Naciones Unidas reclaman que el número de denuncias en el país es bajo por “miedo a las represalias o por falta de confianza en el sistema judicial”.

Además, considera Estado incumple su obligación de garantizar los derechos a la alimentación y la atención sanitaria.

“Espero que las autoridades examinen con detenimiento la información contenida en este documento y apliquen sus recomendaciones”, concluyó Bachelet.

Lo más