Así fue el impulso en la promoción de la mujer que realizó la próxima beata Guadalupe Ortiz

Guadalupe Ortiz de Landázuri será beatificada el sábado 18 de mayo y su biógrafa ha hablado sobre la vida de esta química española

ctv-vwy-guada
  • item no encontrado

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 00:43

La periodista y biógrafa de Guadalupe Ortiz de Landázuri, Cristina Abad, ha destacado el impulso, promoción y desarrollo de la mujer que hizo esta química durante su vida. Según sus palabras, esta labor la ve como una de las razones de su beatificación el próximo día 18 en Madrid.

Abad participa este martes en Logroño en la mesa redonda "Huellas de una química pionera que hizo mejor el mundo", en la que se analiza la figura de Ortiz de Landázuri (Madrid, 1916-Pamplona, 1975) con motivo de su beatificación a petición del prelado del Opus Dei.

Ha explicado que el "milagro" que ha llevado al Papa Francisco a autorizar esta beatificación ha sido la sanación de un carcinoma basocelular que padecía un hombre barcelonés que "se encomendó a Guadalupe y le pidió que le curara".

Esta curación, que fue un caso investigado por la Iglesia católica, era, según "los médicos", algo "imposible" tal y como se produjo "y menos de la noche a la mañana", ha resaltado la autora del libro sobre la vida de Ortiz de Landázuri "La libertad de amar", publicado en 2018.

La hipótesis de esta periodista es que si se parte de la exhortación escrita este año por el Papa Francisco, en la que indica que "cada santo da a la Iglesia un mensaje, en el caso de Guadalupe, es un mensaje, en especial, "a la mujer de hoy, ahora que se habla tanto de feminismo y de techos de cristal".

"Ella no pensaba en términos de feminismo, pero sí de promoción y desarrollo de la mujer", ha concretado Abad, quien ha indicado que esta próxima beata nació en "una familia que dio mucha libertad a sus hijos". En ella, Guadalupe era la única hija, por lo que "se desenvolvió en un ambiente de chicos y tuvo que abrirse camino desde pequeña".

En este contexto, Ortiz de Landázuri desarrolló "valentía, capacidad de enfrentarse a nuevos retos y apertura de carácter, lo que le ayudó a forjar su personalidad", que era la de una mujer que estudió Ciencias Químicas y ejerció su profesión en una época en la que "muy pocas mujeres lo hacían", ha subrayado.

Ha especificado que esta mujer, que en 1944 "tuvo un encuentro con Dios" y pasó a formar parte del Opus Dei, creó, junto a una amiga, un dispensario ambulante para ir casa por casa de los barrios más necesitados a pasar consulta y facilitar medicamentos de forma gratuita.

Además, fue "pionera" en la promoción de la mujer "en muchos aspectos", como ejemplifica el que crease "una de las primeras residencias universitarias de Madrid", el Colegio Mayor Zurbarán, ya que quería impulsar a aquellas que, como ella, tenían interés por estudiar en una universidad.

Abad ha recalcado que Ortiz de Landázuri "siempre tuvo muy dentro mirar a su alrededor a ver quién podía tener más necesidad", y ha añadido que su aportación a la Iglesia y a la sociedad "puede ser más entendida por el mundo de hoy que por su propia época" y "es ahora cuando se está descubriendo su valor".

"Es una mujer que tuvo una gran confianza en Dios y en que las cosas tienen que salir adelante", ha resaltado Abad, para quien "otra cosa significativa es que no se paró ante nada como fruto de esa confianza, fue una mujer sin miedo a los retos ni a la enfermedad".

También fue, como consecuencia de esa confianza en Dios, una mujer "muy libre", ya que "hay cosas que era impensable que hiciera y las hizo, fue una mujer de las que quiere lo que hace y hace lo que quiere", ha concluido

Lo más