Blog: A ras de albero

De la Venta del Batán a una reunión no tan histórica

Dos noticias han marcado la última semana taurina. Por un lado el cierre de la Venta del Batán. Mucho ruido mediático pero muchas veces mal explicado. Lo primero, no se ha cerrado la Escuela de Tauromaquia Marcial Lalanda como algunos han dicho. No se ha cerrado porque esta escuela estaba vacía de contenido y alumnos, trasvasados a la Escuela José Cubero Yiyo puesta en marcha por la Comunidad de Madrid en Las Ventas junto a algunos de los profesores que estaban en El Batán.

Sin embargo sí hay que criticar la decisión del ayuntamiento de Madrid gobernado por la ultraizquierda, y apoyado por el socialismo, que ha tomado la decisión del cierre de El Batán por cuestiones ideólogicas. Lo que a ellos no les gusta, se prohíbe o se cierra. A éstos, el palo por sectarios. Y el palo al PP del ayuntamiento de Madrid por pasarse de frenada y decir que si ganan en las próximas elecciones reabrirían la Escuela cuando su mismo partido a nivel autonómico es quien puso en marcha la José Cubero Yiyo… Políticos…

Se ha perdido una batalla importante. La Venta del Batán ha sido un punto de encuentro del mundo del toro en Madrid. Y la culpa de su actual decadencia la tuvo, como siempre, el propio sector. Con la excusa de la enfermedad de la lengua azul se terminó con la tradición de exponer los toros de San Isidro en este rincón de la Casa de Campo madrileña. Vivero de afición que nunca se quiso recuperar ni por empresas ni por ganaderos. Las cosas como son.

La solución pasaría por recuperar el espacio para la Escuela José Cubero Yiyo, que la Comunidad de Madrid acepte la propuesta del Ayuntamiento, si es verdad que lo ha habido. Los alumnos de la escuela taurina deben estar en un recinto como El Batán y no en Las Ventas. Los alevines del Atlético de Madrid o del Barcelona entrenan en sus ciudades deportivas, no el Metropolitano o en el Camp Nou…

Por otro lado, ha estado la reunión de los estamentos taurinos en una reunión tildada de ‘histórica’ por algunos. Una reunión auspiciada por ANOET, la patronal empresarial, con Simón Casas a la cabeza. Una reunión no convocada para abordar los problemas estructurales que tiene pendientes el sector. No. Una reunión convocada para abordar la polémica de los pliegos de Zaragoza y El Puerto de Santa María. Una reunión maniquea por el interés de una de las partes que utilizó al resto para la foto y sus fines.

ANOET, que desde hace años lleva una actividad semi clandestina, debería haberse puesto manos a la obra mucho antes. Tenían que haber barrido mucho antes su casa y haber puesto unos mimbres firmes para haber asegurado el futuro del sector. Su cortoplacismo y los intereses particulares de cada uno de los empresarios que conforman el panorama taurino, han imposibilitado planes de futuro.

Ahora buscamos en el resto de asociaciones, unos aliados que nunca han considerado como tal… Reuniones sí. Pero para el bien y el interés general de la tauromaquia.

Entradas recientes de A ras de albero

  1. José Tomás y el silencio más comunicativo
  2. El Juli y 'Orgullito', la combinación perfecta
  3. Ángel Peralta, un genio a caballo
  4. Es la hora de los jóvenes, ya no hay excusas
  5. Fortes, un toque de atención a la antigua