Feliciano puede con Ferrer; Verdasco y Carla Suárez, avanzan; Almagro se retira entre lágrimas

  • Tenis | Roland Garros
Reuters

Los tres nombres de este jueves se suman a los seis que lo lograron ayer, Rafa Nadal, Garbiñe Muguruza, Albert Ramos, Roberto Bautista, Pablo Carreño y Guillermo García López.

Los sollozos del murciano inundaron de pena la pista 2 del complejo parisiense donde afrontaba al argentino Juan Martín del Potro. Era el sudamericano quien parecía sufrir físicamente, pero finalmente fue el español el que cayó.

La misma rodilla izquierda que le obligó a retirarse de Roma cuando se enfrentaba a Rafa Nadal hace unas semanas, demasiado castigo para un jugador que está viendo como el físico le priva de regularidad.

Acababa de empatar a un set frente a un Del Potro que se llevaba la mano al abductor derecho cada poco y que renqueaba por la pista. Planeaba la duda de si podría continuar el argentino pero finalmente el partido se rompió por el lado más inesperado, la rodilla de Almagro.

El marcador rezaba 6-3, 3-6 cuando comenzó a sentir dolor. Se anotó su servicio en el segundo juego del tercer set ya con problemas, incluso con algún tropiezo y hasta ahí llegó su resistencia.

Empate a un juego en el tercero, sacó Del Potro y Almagro ya ni siquiera hizo ademán de responder. Se quedó parado, dobló el espinazo con las manos en la cara y se derrumbó. Silencio en la pista mientras acudían el árbitro y el propio Del Potro, un especialista en lesiones por las canutas que las ha pasado en los últimos años. No estaba contento el argentino pese a que de haber durado algo más el partido podría haber sido él quien tomara la puerta de salida.

Tampoco estuvo contento de marcharse del torneo Ferrer, que se medía con Feliciano López, dos jugadores de 35 años que necesitaban la victoria para afianzar la mejora de su juego que vienen apuntando.

Se la quedó el que tiene peor ránking y el que, sobre el papel, tiene un tenis menos adaptado a la tierra batida. Ganó Feliciano por 7-5, 3-6, 7-5, 4-6 y 6-4 en un maratón de casi 4 horas.

El levantino, finalista en 2013, que comparecía en Roland Garros por decimoquinta vez, tiró la raqueta al suelo y se reprochó la forma mala en la que condujo el último set, en el que hasta en tres ocasiones cedió su servicio.

Todo lo contrario que López, que reconoció haber hecho "un partidazo" que valoró de forma especial al ser contra un jugador que siempre le había vencido en tierra batida.

López, cuya mejor actuación en Roland Garros fueron los octavos de final de 2004, se medirá por un puesto en esa fase contra el croata Marin Cilic, séptimo favorito, verdugo del ruso Konnstantin Kravchuk por 6-3, 6-2 y 6-2 en 1 hora y 38 minutos.

El ganador del Abierto de Estados Unidos de 2014, que tampoco ha superado nunca los octavos de final en París, ha ganado cuatro de los seis duelos que le han medido al español, aunque este se ha impuesto en los dos que se disputaron sobre tierra batida.

También fue un triunfo especial para Verdasco, que de nuevo tuvo que trabajar para avanzar en París. Derrotó en cinco sets, 6-3, 3-6, 4-6, 6-3 y 6-3, y 3 horas y 29 minutos, para acabar con el francés Pierre-Hugues Herbert, un doblista de 26 años y 82 del mundo.

Es la novena vez que accede a la tercera ronda y peleará por sus sextos octavos de final contra el uruguayo Pablo Cuevas, verdugo del argentino Nicolás Kicker por 6-4, 6-4 y 6-4.

Será el tercer duelo entre ambos, siempre sobre tierra batida, con dos victorias para el uruguayo.

El buen día lo completó en el cuadro femenino Carla Suárez, que logró la clasificación para la tercera ronda por sexta vez consecutiva tras derrotar a la rumana Sorana Cirstea por 7-5 y 6-4.

Suárez, favorita 21, que tiene su techo en París en los cuartos de final (los ha jugado dos veces), se mostró muy sólida en la pista, frente a una rival físicamente disminuida, tratada durante todo el segundo set en el hombro derecho.

La española se medirá, por un puesto en los octavos de final, con la rusa Elena Vesnina, decimocuarta cabeza de serie, que venció a la estadounidense Varvara Lepchenko por 4-6, 6-3 y 6-0.