Línea Editorial: Incorregible Trump

Línea Editorial, viernes 25 de agosto de 2017

Con su rectificación sobre Afganistán, algunos vieron un nuevo capítulo en la errática presidencia de Donald Trump, obligado por fin a reconocer que la realidad se ve de forma distinta desde el Despacho Oval. La permanencia en Afganistán parecía simbolizar el triunfo de la línea pragmática del nuevo jefe de Gabinete de la Casa Blanca y de otros destacados militares en la Administración, frente al sector más ideológicamente beligerante, encabezado por el defenestrado Steve Bannon. El prestigio de la presidencia quedó hecho jirones con la equidistancia frente a los disturbios racistas de Charlottesville, y la impresión era que a un Trump más aislado que nunca no le quedaba otro remedio que adoptar una línea más convencional. Poco ha durado la ilusión. Al incendiario mitin presidencial del martes en Arizona, ha seguido la embestida contra los líderes de su propio partido, el republicano, por las dificultades para aprobar un aumento del techo de gasto. Fiel a su estrategia de sembrar división, Trump vinculará esta votación a temas como la construcción del muro con México y a cuestiones como la ayuda a los veteranos de guerra, que se vería afectada por un cierre de la Administración. Pero se trata de un arma de doble filo, que va sumando a propios y extraños en la convicción de que este presidente es incapaz de comprender la naturaleza de un cargo que exige capacidad de tender puentes y llegar a acuerdos.