La Guardia Civil ve "imposible" que Diana Quer fuera atropellada

El cuerpo de Diana Quer estaba "lastrado y atado” con dos cuerdas por la cintura y hombros

Coronel de la UCO, Sánchez Corbí, sobre la investigación de la muerte Diana Quer

Los responsables de la investigación de la desaparición de Diana Quer consideran “imposible” que la joven muriera como consecuencia de un atropello. “En un cuerpo queda algún tiempo de rastro si eso se produjese”, afirma Manuel Sánchez Corbí, coronel jefe de la UCO.

El coronel Francisco Javier Jambrina, jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de A Coruña, ha asegurado que el cuerpo de Diana Quer estaba "lastrado y atado” con dos cuerdas por la cintura y hombros. “Al lado de las cuerdas”, continúa el Coronel, “había ladrillos de hormigón con el objeto de que el cadáver no saliese a la superficie de ese profundo depósito de agua”.

Los investigadores no habían inspeccionado antes el lugar al que les condujo José Enrique Abuín, 'El Chicle', porque se trata de un local privado al que solo se podía acceder con una orden judicial, y no había nada que justificara la petición de esa orden.

El pasado fin de semana un perro marcó que allí había restos biológicos y después una cámara submarina detectó el cuerpo en el fondo del aljibe, que, según ha relatado Jambrina, está "bastante bien conservado por encontrarse en agua limpia y temperatura constante”.

El cuerpo de Diana "está bastante bien conservado por encontrarse en agua limpia y temperatura constante."

Sánchez Corbí, a cargo de la investigación ha explicado que los investigadores vieron “algo raro” en la desaparición de Diana Quer. "No es habitual que desde el primer momento se monte un despliegue en Galicia y en el resto de España pero las primeras horas eran fundamentales. Si corríamos, podíamos salvar una vida", ha apuntado Corbí. Desde el primer momento, "no hay sospechoso, no hay móvil, no hay nada". Solo se sabía que se había ido en un coche pero no si lo hizo voluntariamente.  

En una rueda de prensa en la Delegación del Gobierno en Galicia, el Coronel de la UCO ha indicado que la clave estaba en el coche “puesto que la chica había salido en uno, y al aparecer su móvil” quedó claro que fue introducida en el vehículo por la fuerza.

El pasado 27 de octubre, un mariscador encontró el teléfono cerca del lugar en el que ahora se ha encontrado el cuerpo. Desde ese día los investigadores trabajan bajo la tesis de un secuestro. "Las no pistas dan pistas, porque vamos descartando. Las señales de las antenas de repetición nos dieron información de su teléfono: desde las 2.42 horas hasta las 2.58. Sabíamos que había un itinerario y un coche".

En noviembre de 2016 “El Chicle” ya es el principal sospechoso

El autor confeso del homicidio de Diana Quer, José Enrique Abuín, sospechaba que la Guardia Civil le estaba vigilando. Sánchez Corbí asegura que “es un profesional de la delincuencia. Se mosquea y cree que lo van siguiendo" y decidió preguntar qué pasaba. La llamada del “Chicle” a la Guardia Civil se produjo el 24 de noviembre: "Creo que me están siguiendo, ¿tú sabes por qué?" Quería saber qué detalles tenían los investigadores. Pero cometió un fallo”, continúa Sánchez Corbí, “él se situó en el escenario de la desaparición de Diana Quer. Dijo que la noche en cuestión estuvo con su mujer en las fiestas de A Pobra”.

El 30 de noviembre, José Enrique Abuín y su mujer son citados a declarar como testigos: “Él se equivoca, dice que sale a robar gasolina, no se sitúa en A Pobra. La mujer le mantiene la coartada, dice que sale con él, pero el teléfono de la mujer esa noche se queda en casa, empezamos a dudar", ha desvelado Sánchez Corbí.

Las dudas continúan cuando los investigadores descubren que el teléfono que “El Chicle” ha dejado para que los agentes analicen no es el suyo. Más tarde entrega su teléfono “reseteado”. Deja también que investiguen su coche pero no hay pruebas

En noviembre de 2017, los agentes "ya no tenemos ninguna duda de que El Chicle se llevó a Diana".

Encontrar el cuerpo se convirtió entonces en "fundamental", tanto para el caso como "para reparar a la familia". Había que decidir cuándo le detenían y entonces abordó a una joven en Boiro el 25 de diciembre.

Este incidente de Boiro obliga a la Guardia Civil a detener al sospechoso.

La Guardia Civil ha asegurado que van a revisar casos de violación y otros casos de personas desaparecidas en la zona por si José Enrique Abuín hubiera cometido delitos similares.

"Difícilmente ninguna policía del mundo habría podido hacer más", ha contestado Sánchez Corbí cuando le han preguntado si tiene alguna autocrítica. "La única duda es si hubiéramos decidido detenerle en noviembre, qué habría pasado", ha añadido