Buscan a los pilotos de la patera en la que iban los 3 inmigrantes ahogados en Ceuta

El testimonio de los supervivientes rescatados esta madrugada de una embarcación semirrígida en la costa de Ceuta, en la que también iban los tres inmigrantes ahogados, ha permitido determinar que los dos pilotos que llevaban la embarcación les obligaron a saltar al agua cuando estaba cerca de la orilla.

Según han informado a Efe fuentes policiales, los inmigrantes subsaharianos rescatados con vida han declarado que los patrones de la embarcación les dijeron que tenían que abandonar la embarcación cuando todavía no habían alcanzado la costa.

Previamente, la embarcación había chocado contra unas rocas situadas cerca de la costa, lo que había provocado el nerviosismo de los pilotos.

Unos instantes después, los pilotos obligaron a los inmigrantes a saltar al mar, teniendo que actuar rápidamente los servicios de emergencia de la Guardia Civil y de Salvamento Marítimo.

En las labores de rescate los efectivos de salvamento pudieron recuperar a 21 personas, entre ellas cinco menores y dos mujeres, una de ellas embarazada.

No obstante, no pudieron hacer nada por salvar la vida de otros tres inmigrantes subsaharianos que fallecieron ahogados cerca de la costa.

En un primer momento se había barajado la hipótesis de que la embarcación hubiera volcado, pero el posterior testimonio de los supervivientes ha permitido determinar que chocó contra las rocas y posteriormente pudo llegar hasta la misma orilla, aunque únicamente con los dos pilotos en su interior.

Los dos pilotos, ambos de origen magrebí -previsiblemente marroquíes-, huyeron nada más embarrancar la embarcación en la misma playa de Santa Catalina, por lo que están siendo buscados por los agentes policiales.

Fuentes de la Policía han asegurado a Efe que es habitual que estas personas obliguen a los inmigrantes a saltar al mar e, incluso, son ellos mismos los que los arrojan al agua cuando se ven cercados por las fuerzas del orden.

Esta situación se provoca para lograr la huida, ya que la Guardia Civil se centra en el salvamento de los inmigrantes, muchos de los cuales no saben nadar.

El Servicio Marítimo de la Guardia Civil ha trasladado hasta el puerto deportivo de Ceuta la patera en la que viajaban los 24 inmigrantes subsaharianos.

Se trata de una embarcación semirrígida, con matrícula, dotada de un motor de 300 caballos, que está siendo analizada para conocer su procedencia.