También en directo
Ahora en vídeo

J. L. RESTÁN | LÍNEA EDITORIAL

La inmigración, Europa y la Iglesia

"Se trata de plantear una estrategia que haga frente al euroescepticismo compartido por los populismos de izquierda y de derecha, y al mismo tiempo, frenar los flujos migratorios ilegales procedentes de África".

  • COPE

Mientras arrecian los movimientos migratorios con sus tragedias colaterales y los yihadistas retornan a sus países de origen en el norte de África, los siete países europeos del sur se han reunido en Roma para dar un impulso a la Unión Europa y mejorar la defensa de las fronteras. Se trata de plantear una estrategia que haga frente al euroescepticismo compartido por los populismos de izquierda y de derecha, y al mismo tiempo, frenar los flujos migratorios ilegales procedentes de África. Además en los últimos meses, tras la derrota del llamado Estado Islámico en Irak, miles de “yihadistas” están volviendo a sus respectivos países, donde está creciendo la inestabilidad política y social.

Los países europeos situados en la orilla norte del Mediterráneo no han sabido todavía afrontar con realismo el fenómeno migratorio. La acción de la Iglesia bajo el impulso personal del Papa, que dedicó su reciente mensaje en la Jornada de la Paz a la necesidad de acoger e integrar a los emigrantes, está ofreciendo una valiosa guía para afrontar el problema. En España, la Iglesia se dispone a celebrar el próximo domingo el Día del Emigrante con la intención de abrir paso a un gran pacto social por la hospitalidad. Como ha dicho el cardenal Carlos Osoro, se trata de ampliar las posibilidades de que inmigrantes y refugiados puedan entrar de modo seguro y legal. El reto concierne a todos, especialmente a los Gobiernos, pero la Iglesia está ahí, atenta al gran drama social que vivimos en este tiempo crucial de la historia.

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
  • megabanner_3:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado