La noticia de Jiménez: "¿Puede fiarse Casado de alguien que dice un día una cosa y el siguiente la contraria?"

El presentador de El Cascabel de TRECE valora los últimos movimientos de Pedro Sánchez: las negociaciones con ERC y sus reuniones con PP y Cs

Antonio Jiménez

Antonio Jiménez

Director de 'El Cascabel' 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 22:07

Vídeo

 

Pedro Sánchez pretende la cuadratura del círculo con su Operación Ganar Tiempo la próxima semanamientras sigue negociando con Esquerra Republicana y tiene atado ya el Gobierno con Pablo Iglesias. Y lo de la cuadratura del círculo viene a cuento porque lo que pretende (y viene sugiriéndolo así tanto ayer como hoy desde Bruselas) es que el Partido Popular ayude a la gobernabilidad de España apoyando su investidura y permitiendo la gobernabilidad. Cuando está negociando con aquellos que quieren destruir España, que son los separatistas de Esquerra, y con Podemos: tiene ya al señor Iglesias sentado prácticamente en la mesa del Consejo de Ministros.

¿Y a cambio de qué? A cambio de nada, gratis et amore. Eso no puede ser. Nos preguntamos incluso si tiene sentido la reunión del próximo lunes. Si tienen sentido esas entrevistas, por lo menos, con Casado y con Arrimadas. Porque hoy mismo ha vuelto a elogiar a ERC, su actitud de cara a la gobernabilidad de España. Por, en fin, acceder a negociar con el Partido Socialista, ha venido a decir. Mientras criticaba, a su vez, al Partido Popular.

¿Tiene sentido reunirse con aquellos a los que han despreciado desde el minuto uno después de las elecciones del 10 de noviembre? Parece que no. Porque si él hubiera querido empezar la casa por los cimientos, que es como suelen hacerse las edificaciones, habría empezado hablando con el señor Casado. Y después con el señor Abascal. Y después con la señora Arrimadas, porque son los partidos constitucionalistas. Y después con el señor de Podemos, por supuesto, con el señor Iglesias, etcétera, etcétera.

Pero no. Prefirió empezar la casa por el tejado, por la chimenea. Se reunió con el señor Iglesias, se abrazó, dijo ‘Ya eres mi socio de Gobierno y ahora vamos a buscar el apoyo desde fuera, que nos lo van a dar los separatistas de Esquerra Republicana’. Y en ello están, así están negociando. Cuatro reuniones y ahí siguen, mareando la perdiz. No sabemos hasta dónde van a llegar.

No sabemos incluso si hay un pacto soterrado que se va a visualizar después de las Navidades y que va a permitirle efectivamente la investidura. Pero luego… ¿Cómo se va a gobernar España? Porque luego hay que hacer, no sé, unos presupuestos. ¿Y a cambio de qué va a conseguir ese apoyo el señor Sánchez?

Por eso digo que a día de hoy no tiene sentido que vaya a verse con Casado. Si ya Casado le va a decir que no, porque ha elegido ya unos socios. Eso ya no tiene sentido, salvo que rompiera con esos socios, volviera otra vez a empezar. Pero claro, ¿se puede fiar Casado de alguien que dice un día una cosa y el siguiente la contraria?

¡Menuda hemeroteca tiene Sánchez! No resiste ni un segundo de la hemeroteca. Le pueden coger todas. Lo que decía en los mítines en la pasada campaña electoral no tiene absolutamente nada que ver con lo que ahora mantiene. Le retratan, evidentemente.

Lo más