La increíble historia de superación de Álvaro Trigo tras sobrevivir a un incendio

En 'El Lado Bueno de las Cosas' hablamos con un joven que quería ser bombero, pero el fuego le quemó la mayoría del cuerpo

Vídeo

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 02:48

Cada viernes a las 22:00, Pedro del Castillo sale a la calle para buscar 'El lado bueno de las cosas'. Un programa en el que se descubre cómo personas conocidas y no tan conocidas han sufrido algún trauma en su vida y han conseguido sobreponerse a ello con esperanza y trabajo. Se trata de historias de héroes anónimos que han superado enfermedades, accidentes, acoso escolar y que ahora trabajan ayudando a otros y propagando un mensaje de tolerancia y amor.

Es una forma de acercar la realidad de personas que, a diferencia con los mensajes positivistas que ofrece la sociedad de hoy en día, han sufrido en primera persona situaciones desafortunadas de las que siempre se han recuperado y han sido capaces de encontrarle "el lado bueno". Los testimonios que se cuentan en el programa son reales y sus mensajes son auténticos y se muestran como ejemplo para que los espectadores pongan en valor que la vida es un regalo.

Esta semana hablamos con Álvaro Trigo, un joven que sobrevivió de un incendio a los 23 años en su casa. “Siempre me gustaba el deporte, empecé por mi padre, con quien salía a correr. Desde los 15 años quería ser bombero como mi tío, pero tras el accidente fue imposible”. Además, Álvaro explica cómo fue el incidente. “Me fui con mi tío a dar una vuelta en el campo y, como hacía frío me volví a casa a encenderme una chimenea. Encendí el fuego con chimenea y empezó a arder todo. Cuando intenté llegar a la otra punta de la casa me di cuenta que me estaba quemando y el humo era muy denso. Todo era negro”.

“Te despiertas del coma a los 10 días. Te despiertas pero no estas lúcido, estas como muy lento, no tienes voz, te encuentras fatal y solo puedes mover los ojos. Me habían vendado el cuerpo entero. No podía mover nada durante 4 meses. Yo me miraba y lo único que veía eran vendas llenas de sangra”, explica nuestro protagonista.

Lo más