La noticia de Jiménez: "Las pensiones no deberían formar parte del juego electoral"

El director de 'El Cascabel' analiza la postura de Pedro Sánchez con respecto a las pensiones tras sus últimas declaraciones al respecto

Antonio Jiménez

Antonio Jiménez

Director de 'El Cascabel' 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09 oct 2019

Vídeo

 

Presionado, acuciado, expoliado (lo que ustedes prefieran) por esos sondeos, esas encuestas que ahora mismo le están diciendo a Pedro Sánchez que no va a mejorar sus resultados. Hoy ha estado en Jaén, y sigue con su programa de subasta electoral. De ofertas, de regalías y de champán para todos. Si ayer prometía que iba a subir las pensiones a los niveles del IPC, del Índice de Precios al Consumo, metiendo las pensiones de hoz y coz en la campaña electoral y haciendo partidismo de las mismas, cuando desde el Pacto de Toledo se había dicho que ese tema no había que tocarlo, porque todos los partidos están de acuerdo en qué hay que hacer con las pensiones: todo lo mejor que debe hacerse para no perjudicar a los pensionistas y siempre beneficiarlos.

Pero eso no es un tema de partido ni de campañas electorales. Es una cuestión de Estado, y para eso se creó el Pacto de Toledo. Bueno, pues Sánchez se ha saltado el Pacto de Toledo en ese sentido y ha metido las pensiones de hoz y coz en la campaña con el fin de aprovecharse electoralmente del asunto. Pero es que no solamente se conforma con eso. Estamos hablando de un presupuesto de 1.100 millones de euros, que le puede costar al Estado, evidentemente, ese incremento de las pensiones al igualarlas con el IPC. Hoy en Jaén, también ha dicho que va a bajar o a rebajar el número de peonadas para que un trabajador en paro pueda acceder al subsidio agrario.

En fin, estamos hablando de hechos, de situaciones, de ofertas, de promesas, que evidentemente tienen un coste, desde el punto de vista económico, bastante serio y notable, y que no deberían formar parte del juego electoral. Porque estamos jugando con el dinero de todos. En una circunstancia y en un momento en el que, como también sabe el presidente de Gobierno, ya ha admitido que la economía española se ha desacelerado, se ha enfriado.

Además, hoy la OCDE ha advertido incluso que la economía española está desacelerándose o frenando el doble que el resto de la zona euro. O sea, que nuestro frenazo es mucho mayor. Que la desaceleración es mucho mayor. Que el enfriamiento, llámenle como quieran (en términos cursis o reales), es bastante más notable. Por tanto, creo que se debería, efectivamente, hacer caso de esos indicadores y, desde luego, no hacer electoralismo con algo que afecta al bolsillo de todos.

Lo que hay que hacer es esperar a ver si podemos conseguir, después de las elecciones del 10 de noviembre, que haya Gobierno y que se hagan las cosas en función de una economía que, ahora mismo, no es la mejor ni la más boyante para afrontar los gastos y, en fin, las promesas que se están haciendo desde el punto de vista electoral.

Lo más