Boletín

Jiménez: "Hay que preguntarse si el Gobierno ha dejado a Navantia sin 15.000 millones de euros"

El análisis de la actualidad de la jornada en El Cascabel

Antonio Jiménez

Antonio Jiménez

Director de 'El Cascabel' 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 23:33

Vídeo

 

La retirada de la fragata española Méndez Núñez que integraba el grupo de combate liderado por el portaaviones norteamericano Abraham Lincoln ha reabierto el capítulo de agravios y ofensas a Estados Unidos con gobiernos socialistas.

La ministra de Defensa ha justificado la retirada como una decisión técnica y no política, explicación que no se compadece con la dada por su compañera de gabinete, la titular de Educación y portavoz, apuntando directamente a algo tan políticamente incorrecto en el ámbito diplomático como la imprevisibilidad del presidente Donald Trump. Ese ha sido el motivo, según Celaá, para decidir que la fragata española abandonara al grupo de combate norteamericano en su singladura hacia el Golfo pérsico tras el incremento de la tensión entre Estados Unidos e Irán.

Estados Unidos, de momento no ha reaccionado a la medida del gobierno español pero las inevitables lecturas políticas que nos remontan a la retirada de las tropas de Iraq por parte de Zapatero establecen una suerte de paralelismo con hipotéticas consecuencias también económicas.

La fragata española acompañaba por el Mediterráneo camino del Índico al grupo de combate de la armada norteamericana en una misión de formación y también de escaparate de la nave española ante la posibilidad de que Navantia participe en la construcción de 20 nuevas fragatas de escolta como la española para la marina de Estados Unidos y a cuyo concurso se ha presentado la titular de los astilleros españoles. Hay en juego unos 15.000 millones de euros que es el coste de construcción de esas 20 fragatas.

Habrá que preguntarse si la decisión del Gobierno ha dejado a Navantia fuera de juego del concurso y del goloso pastel económico que redundaría muy negativamente en un sector cuya mano de obra requiere contratos tan apetecibles como el de la Navy estadounidense. Veremos.

Lo más