Cañizares pide que el Año Jubilar "sirva para asumir como propios los sufrimientos de inmigrantes y sin techo"

El cardenal Arzobispo de Valencia ha invitado a todos los fieles a peregrinar a la capilla del Santo Cáliz en la Catedral

Tiempo de lectura: 2’

Religión

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha afirmado durante la solemne apertura que ha presidido este domingo en la Catedral, que el Año Jubilar Eucarístico del Cáliz de la Pasión "debe servirnos para ser compasivos y asumir como propios los sufrimientos y carencias de los hombres, de los inmigrantes, de los que no tienen techo, de los huérfanos y dar a los que necesitan ayuda económica".

Durante su homilía, Cañizares ha remarcado que "no podemos tener la caridad de Cristo si no edificamos la comunidad cristiana sobre la eucaristía". En este sentido, ha señalado que "esto es lo que vamos a vivir de manera especial en este nuevo Año Jubilar del Santo Cáliz, que la Santa Sede nos concede celebrar cada cinco años para renovar y revitalizar nuestra iglesia diocesana, con una fe llena de vigor, esperanza y amor, para vivir con renovado vigor el misterio eucarístico con todo lo que significa como fuente de amor y renovación de nuestra sociedad".

Un año que, para Cañizares, "va a permitir profundizar y arraigar más en el corazón de los valencianos el misterio de la Eucaristía y a cumplir lo que el Señor nos manda como núcleo y centro de la vida cristiana: amar a Dios de todo corazón y al prójimo como a nosotros mismo". "Ahí está nuestra esperanza, la esperanza para el mundo entero", ha agregado.

Además, el Arzobispo ha invitado a todos los fieles a peregrinar a la capilla del Santo Cáliz en la Catedral y compartir las celebraciones en torno al Cáliz de la Pasión, "especialmente en este tiempo de pandemia". "Los sufrimientos que Jesús asumió en su pasión, porque nos amaba y con los que nos ofreció su amor y esperanza", ha apuntado.

Igualmente, ha destacado que, junto al Santo Cáliz, la catedral de València custodia otras reliquias relacionadas con la Pasión de Cristo, como la Santa Espina de la corona de Jesús y el Lignum Crucis o la Vera Cruz, "uno de los trozos más grandes que se conserva", así como una pequeña reliquia de la esponja que dio de beber a Cristo, que, junto a otras, permanecerán expuestas en la capilla de San Pedro de la Seo.

La apertura del Año Jubilar ha comenzado con una procesión hasta la Capilla del Santo Cáliz que ,según la tradición, fue el utilizado por Jesucristo en la Última Cena, y ha sido llevado hasta el altar mayor, donde ha permanecido durante toda la eucaristía, concelebrada por los obispos auxiliares de València, monseñores Esteban Escudero y Vicente Juan, así como el obispo emérito de Lleida, Juan Piris.

Tras la apertura del Año Santo, los fieles pueden acudir a la Seo a ganar el jubileo, cumpliendo las condiciones habituales, de manera individual pero no en grupos de peregrinos, por la reducción de aforos y medidas de seguridad establecidas por la pandemia de la Covid-19.

Igualmente, las misas del peregrino para obtener la indulgencia se celebrarán en la Catedral los domingos a las 12.00 horas y los jueves a las 20.00 horas.

El Año Jubilar Eucarístico del Santo Cáliz tiene lugar en València por un privilegio concedido por la Santa Sede que permite su celebración cada cinco años. En 2015 se celebró bajo el lema 'Cáliz de la Misericordia' y en este 2020-2021 es 'Cáliz de la Pasión'.

Religión