Estos son los dos únicos momentos que han hecho llorar a Ennio Morricone en toda su vida

El maestro compositor se retira a los 90 años. En toda su vida, sólo ha llorado dos veces: con una película sin sonido y cuando conoció al Papa Francisco

Ennio Morricone reconoce haber llorado tras ver La Misión sin sonido y conocer al Papa Francisco

 Ennio Morricone reconoce haber llorado tras ver "La Misión" sin sonido y conocer al Papa Francisco

Pablo Valentín-Gamazo
@pabblovg

Redactor cope.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:52

Ennio Morricone está cada día más cerca de su retirada de la música. El conocido músico y compositor de bandas sonoras de la historia del cine ha pasado por nuestro país como parte de esa despedida de los escenarios. La "Ciudad Eterna", Roma, va a poner punto final a esa última gira. El creador de más de 500 bandas sonoras cuelga la batuta a los 90 años. Después de haber emocionado y sacado lágrimas a espectadores de todo el mundo, la pregunta que puede surgir es: "¿Y qué es lo que ha hecho llorar a un músico con ese don?"

El maestro creador de bandas sonoras como la oscarizada de "Los odiosos ocho", "La Misión""Cinema Paradiso""El bueno, el feo y el malo" ha llegado a emocionarse y llorar tan sólo dos veces en toda su vida. Lo confesó en una entrevista que concedió al periódico italiano Il Corriere della Sera

Una película sin sonido

El cine y la música a los que ha dedicado su vida han sido los primeros en sacarle las lágrimas. El compositor se trasladó a Londres con el productor Fernando Ghia y el director Roland Joffé  para ver una película...sin sonido. Se trataba de la trama de "La Misión".

"Era una historia ambientada en el siglo XVII, en el Paraguay actual; hablaba de los jesuitas que convirtieron a los indios, tratando de arrancarlos de la esclavitud. Al final fueron masacrados todos", recuerda en el medio italiano. 

Las lágrimas llegaron a sus ojos en la parte final de la película. "En la última escena lloré como un niño", confiesa. Si Ennio Morricone estaba en esa sala, viendo esa película, era porque le consideraban la persona adecuada para ponerle música.

Sin embargo, después de haber experimentado él mismo tanta emoción sin necesidad de acompañamiento musical, rechazó la propuesta: "Déjalo así, dije, la música no es necesaria", aunque "al final, acepté el encargo".

De hecho, la banda sonora de "La Misión" es la respuesta a esa película sin sonido que le había hecho llorar como un niño. Ese sentimiento y esa emoción que despertaron en él con esa historia se han transformado en un regalo musical para los oídos y los ojos del mundo. 

Un encuentro con el Papa Francisco 

El Papa Francisco ha sido la otra causa de que este gran artista haya llorado. Morricone recuerda que un jesuita le había pedido un encargo. La Compañía de Jesús, -la orden jesuita-, cumplía 200 años. El religioso solicitó al compositor la música para esa misa de homenaje tan especial. 

Justo antes de que se celebrase, apareció un jesuita vestido de blanco: el Papa Francisco. El pontífice pertenece a la orden religiosa de San Ignacio de Loyola y quería darle las gracias en persona. 

El músico estaba con su mujer y su reacción fue la misma al conocer al Santo Padre. Incluso, quería que Francisco presenciase la obra que había preparado, en parte, también por él. 

"Solo con él, María y yo nos echamos a llorar. Francisco nos miró en silencio. Después de unos minutos que pude hablar, le conté acerca de 'Misión', la misa y le pedimos que viniera y escuchara. Nos dio dos rosarios", recuerda. 

No obstante, no lo consiguió. Tenía otra cita importante: recibir al presidente de Rusia, Vladimir Putin en El Vaticano. A priori, no parecía un problema para Morricone. Incluso, llegó a pensar que el Papa podía traer a Putin también al concierto.

Lo más