El truco infalible para que tu gazpacho quede suave y no tengas una mala digestión

La Congregación de las Madres Franciscanas preparan en toda España esta receta que podemos encontrar en cualquier menú de verano

Tiempo de lectura: 2’

Se está acercando el verano y ya aparecen en los menús de restaurantes los típicos platos que nos ayudan a refrescarnos. Entre estos platos podemos encontrar el gazpacho y hacerlo en casa es más fácil de lo que pensamos y las Madres Franciscanas nos regalan una receta para realizar este plato.

El gazpacho además es un alimento muy nutritivo gracias a su alto contenido en verduras, base de la dieta mediterránea, cuyas propiedades se aprovechan aún más en crudo. Rica en minerales, vitaminas, fibra natural y antioxidantes esta bebida de verduras tiene efecto anticancerígeno. Además, es baja en calorías perfecta para cuidar la línea. La Congregación de las Madres Franciscanaspreparan la receta en todos sus monasterios en España y seguramente es uno de los platos más apetecibles en estos meses tan calurosos.




Los ingredientes para el gazpacho

Los ingredientes para hacer el mejor gazpacho son cinco tomates, dos rebanadas de pan (a ser posible del día anterior), un diente de ajo, aceite, sal y vinagre.

Las monjas además preparan también una guarnición para el gazpacho y utilizan varias clases de pimientos, para darle color a la receta, y un pepino, que también, según los gustos, puede ir en la salsa.

ctv-oai-gazpacho-andaluz

Los varios trucos para hacer un gazpacho perfecto

La receta de las monjas empieza partiendo los tomates en trozos y metiéndolos todos en una batidora. Uno de los primeros secretos que nos confiesa la monja es que los tomates tienen que ser maduros. Los vamos triturando y les vamos añadiendo el pan que se puede trocear sin problemas puesto que quedará molido una vez introducido en la batidora. Le añadimos ahora un poquito de sal y un poco de vinagre. Ahora podemos añadirle el ajo y aquí está otro de los grandes secretos de esta receta, quitarle el germen y la raíz que lleva dentro para que no repita mucho.

Pasamos la salsa que tenemos por un colador para que quede perfectamente molida añadiendo un poco de agua. Lo más importante, según las Madres Franciscanas, es que el agua que añadimos siempre sea fría. Este es el momento en que hay que decidir si queremos un gazpacho más espeso o más clarito. Cuando ya tengamos el gazpacho preparado podemos añadir el aceite y seguimos batiendo para que se incorpore perfectamente a la mezcla.

ctv-wxw-gazpacho

La guarnición para el gazpacho

Ahora podemos trabajar con la guarnición y para eso las Madres Franciscanas utilizan distintas clases de pimientos (amarillos, rojo, verde) para dar color a la receta

También se pueden utilizar trocitos de pan o un huevo duro partido en trocitos. Por último, tendríamos el pepino, una hortaliza que no a todo el mundo gusta entonces, dicen las monjas, "es a gusto de cada persona". De hecho, en algunas recetas del gazpacho incluyen el pepino en la receta base, pero como suele repetir bastante, lo ponen a parte.

El gazpacho que hemos preparado lo introducimos en el frigorífico unas dos horas antes de consumirlo y se puede servir en taza añadiéndole al gusto las guarniciones que hemos preparado.

Religión