Se cumplen ocho años de la toma de posesión del Papa Francisco como obispo de Roma

El Pontífice se asomó al balcón de las bendiciones de la Basílica y saludó a los fieles en la plaza: "Les pido que recen por mí, lo necesito. No se olviden de esto. ¡Gracias!"

Tiempo de lectura: 1’

Un 7 de abril de 2013, hace ocho años, el Papa Francisco tomó posesión de la Cátedra del Obispo de Roma en una ceremonia realizada en la basílica papal de San Juan de Letrán, que es también la catedral de la capital italiana. El Pontífice que es elegido Papa siempre es obispo de Roma. Por eso, como obispo tuvo que tomar posesión en la sede de la diócesis de Roma, que es la basílica de San Juan de Letrán.

En un orden cronológico, lo primero de todo es el nombramiento de Papa y luego obispo de Roma. El Santo Padre fue elegido el 13 de marzo de 2013 como Sucesor de San Pedro, convirtiéndose así en el primer Papa latinoamericano y jesuita. Seis días después inició su pontificado en la Solemnidad de San José, en la Plaza San Pedro en Roma.

A la Misa, llevada a cabo en el Segundo Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia de 2013, asistieron el Vicario de Roma, Cardenal Agostino Vallini; el Vicario Emérito y expresidente de la Conferencia Episcopal Italiana, Cardenal Camillo Ruini; obispos auxiliares, sacerdotes de la diócesis, diáconos, religiosos y fieles laicos.

Una vez concluida la celebración, el Pontífice se asomó al balcón de las bendiciones de la Basílica y saludó a los fieles en la plaza con estas palabras: “Hermanos y hermanas, ¡buenas tardes! Les doy las gracias por vuestra compañía en la Misa de hoy. ¡Muchas gracias! Les pido que recen por mí, lo necesito. No se olviden de esto. ¡Gracias a todos ustedes! Y sigamos adelante todos juntos, el pueblo y el Obispo, todos juntos; adelante siempre con la alegría de la Resurrección de Jesús; Él siempre está a nuestro lado. Que el Señor los bendiga”. “¡Muchas gracias! ¡Hasta pronto!”, concluyó el Pontífice.

Religión