En estado muy grave Rubén, el sacerdote que revisaba la caldera junto a David en el momento de la explosión

El sacerdote ha tenido que ser intervenido quirúrgicamente en el hospital 'La Paz'

Tiempo de lectura: 2’

La incertidumbre sigue rodeando a la calle Toledo del barrio La Latina de Madrid, donde a las tres de la tarde de este miércoles 20 de enero ha habido una explosión de gas que ha derribado buena parte del edificio de seis plantas ubicado en el número 98.

El edificio pertenece a la parroquia de la Virgen de la Paloma y San Pedro el Real,donde viven varios sacerdotes en dos de sus pisos. El resto está integrado por varios locales parroquiales y de Cáritas.

La propia parroquia ha informado a través de Twitter que uno de los sacerdotes que residen en el edificio, Rubén Pérez, se encuentra en estado grave. Se trata del cura que tuvo que ser trasladado al Hospital de La Paz para ser atendido. Por su parte una de las tres víctimas mortales están aún pendientes de identificación, mientras que una mujer de 85 años y David Santos, que se encontraba revisando una de las calderas del edificio junto al sacerdote herido de gravedad, han fallecido. La Virgen de la Paloma y San Pedro el Real ha vuelto a pedir en las redes sociales por ellos.



El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, remarcaba en COPE desde el lugar de la explosión que las consecuencias han podido ser mucho más graves, ya que en las proximidades del edificio se encuentra una residencia de ancianos y el colegio La Salle, que por suerte no han tenido que lamentar daños personales. La nieve que cubre todavía el patio del colegio ha permitido que las consecuencias no hayan sido menos grave de lo esperado en un primer momento, dado que un día normal los alumnos estarían en el recreo. Y es que parte de los escombros del edificio afectado por la deflagración han caído al patio del centro académico, vacío debido a las heladas aún sin derretir que dejo la borrasca 'Filomena'.

Religión