Mieczyslaw Mokrzyski: “Agradezco al Papa la cercanía que sigue expresando hacia el pueblo ucraniano”

El arzobispo de Leópolis ha indicado en Radio Vaticano que el pueblo ucraniano ya "se prepara para la primera Navidad de guerra en el país"

Tiempo de lectura: 2’

El arzobispo de Leópolis, Mieczyslaw Mokrzycki, visitó Radio Vaticano para compartir las emociones de su encuentro con el Papa Francisco y relatar el dolor y las dificultades de la población ucraniana casi nueve meses después del inicio del conflicto con Rusia. El prelado, tras agradecer a Francisco la ayuda que envía regularmente y sus oraciones, describió las dificultades de la población civil que está a punto de vivir un duro invierno y sobre todo la primera Navidad de la guerra.

Una situación muy triste

Sobre la situación que se vive actualmente indica que “es muy triste, porque todo el mundo está involucrado en la guerra, que causa tanta destrucción, tanto dolor. Muchos soldados y civiles han perdido y perderán la vida, muchos otros quedan discapacitados. Muchos se han quedado sin hogar debido a la destrucción de las viviendas. Afortunadamente, no hay escasez de alimentos en este momento. La situación alimentaria es muy difícil allí donde hay bombardeos y el conflicto hace estragos, pero con la ayuda de toda Europa y también de otros países, conseguimos llevar alimentos a donde se necesitan. Estamos muy agradecidos por esta solidaridad”.

Compromiso de los sacerdotes ucranianos

La Iglesia local está respondiendo a través de dos vías: el anuncio del Evangelio y la caridad. Mokrzycki afirma que “estoy muy sorprendido por nuestros sacerdotes en Ucrania que se comprometen heroicamente, no se escatiman, trabajan día y noche. Reúnen a muchos voluntarios para hacer el bien a los necesitados. Acogemos en nuestros centros pastorales y diócesis a muchos refugiados que han huido para salvar la vida, especialmente de sus seres queridos, los niños. Y también estamos cerca de los ancianos, de los enfermos”.

El invierno se acerca y las temperaturas en Ucrania serán muy bajas. Ante esto el prelado expone que “rezamos para que este invierno no sea tan frío y, gracias a Dios, por el momento no hay mucha crisis. Sólo hay algunas regiones que no tienen electricidad, pero gracias a las distintas instituciones, como Cáritas, hemos podido comprar estufas, generadores para producir electricidad, y esperamos que con esto podamos soportar el frío que se avecina”.

Primera Navidad de guerra

Esta será la primera Navidad de guerra. El arzobispo explica que “ya hemos pasado la Pascua durante esta guerra y nos dolió mucho que tanta gente no pudiera celebrar la Resurrección del Señor, muchos lo hicieron de todos modos, entre las ruinas y los territorios destruidos”.

Religión