Un tercio de alumnos y docentes padecen depresión o ansiedad: "Todos deben actuar, la escuela sola no puede”

La directora de Innovación Pedagógica de Escuelas Católicas alerta en ECCLESIA que la pandemia, el contexto social o la aplicación de la LOMLOE afectan mentalmente a la Educación

Tiempo de lectura: 2’

Los centros educativos es uno de los ámbitos donde más patente es el crecimiento de los trastornos de salud mental entre los estudiantes de las diferentes etapas, desde Infantil hasta el Bachillerato. En Escuelas Católicas, que representa a unos 2.000 centros en toda España, se ha puesto en marcha sabemos diversos programas para el cuidado de la salud mental y activar con eficiencia los protocolos en caso de detectarse algún caso en las aulas.

La directora de Innovación Pedagógica de Escuelas Católicas, Irene Arrimadas, ha explicado en ECCLESIA que la pandemia ha sido una de las causantes por la incertidumbre que ha sembrado entre las familias y el profesorado: “Ha ocasionado mucho estrés, mucha ansiedad y eso se está reflejando en cifras. Se sabe por estudios que se están realizando desde 'Save the Children', UNICEF y otras organizaciones que tres alumnos de cada diez están sufriendo algún tipo de problema de su salud mental”, ha detallado Arrimadas.

En este sentido, la responsable Pedagógica en Escuelas Católicas ha remarcado que en las aulas se están dando un mayor número de casos de “ansiedad, de estrés, de conductas autolíticas, de problemas alimenticios como la bulimia y otros tipos de problemas derivados”.

Lo más grave para Irene Arrimadas es la ideación suicida que también está experimentando un significativo aumento en los centros educativos. Episodios que no solo se están dando entre el alumnado, sino también entre los docentes: “El 25% de nuestros docentes están sufriendo también problemas de salud mental derivados de la pandemia y otras situaciones. Por ejemplo, todo el contexto social, la crisis económica, el cambio de ley que vivimos actualmente en los centros con la implantación de la LOMLOE, están ocasionando que entre nuestros docentes se estén incrementando los casos de depresiones y de bajas”, ha sostenido.

A juicio de la responsable Pedagógica en Escuelas Católicas, este contexto en el que se manejan los centros de enseñanza obligan a todos los agentes a intervenir para prevenir estos casos, ya que la escuela por sí sola no puede asumirlo: “Cuando existen estos problemas desde el contexto social y educativo la comunidad educativa, los padres, profesores, administraciones, políticas y a sociedad en general tienen que intervenir. La escuela sola no puede”, ha advertido.

Religión