Miguel Varona: "La enseñanza que dejaron estos mártires es la capacidad de aceptar el sufrimiento"

El postulador de la beatificación de los 127 mártires de Córboda ha estado en 'Mediodía COPE' con Pilar García Muñiz

Tiempo de lectura: 2’

Este sábado va a ser un día muy especial en Córdoba. Después de 15 años de proceso, por fin van a ser beatificados los 127 mártires que no renunciaron a su fe durante la Guerra Civil y por ello fueron asesinados. La ceremonia se realizará en la Catedral de Córdoba y será presidirá el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal Semeraro. Acudirán a ella, como invitados, obispos venidos de toda España.

“A mi tío lo cogieron y le dijeron que si se quitaba los hábitos y decía que era albañil podía salir libre”, asegura Joaquín, sobrino del martir Juan Elías Medina, párroco de Moriles y Castro del Río en el año 1936. “Él respondió que no. Se negó repetidamente. Y falleció afirmándose en quien era y perdonando a sus asesinos”.

“Los mártes son los mejores hijos de la Iglesia, los que han sabido acompañar a Cristo hasta la cruz”, ha indicado el sacerdote postulador de la causa, don Miguel Varona. “Igual que él, ellos murieron perdonando”.

“La enseñanza que dejaron estos mártires es la capacidad de aceptar el sufrimiento para darle un sentido redentor”, ha dicho el postulador de la diócesis de Córdoba en 'Mediodía COPE' con Pilar García Muñiz.”Si no hay perdón en el cistiano, que es la ultima palabra que tenemos de Jesús, deja de serlo”.

Don Miguel Varona se ha referido a la posibilidad de iniciar un proceso de santificación:“Nuestro obispo don Demetrio dice que no nos podemos quedar en la beatificación, para poderlos en un cuadro o una estatua y mirar lo bonitos que son. Ahora lo que vamos a hacer es rezar para pedir al Señor su canonización”. Asegura que hay hechos aparentemente inexplicable que ahora tendrá que estudiar El Vaticano con respecto a los mártires: "Ha habido desde la petición de una feligresa de que su marido consiguiese trabajo hasta alguna curación inexplicable que habrá que investigar".

Por último, el sacerdora ha querido señalar la importancia del acto de este sábado: "Queremos que sea una fiesta para toda la diócesis y por ello tenemos previsto un aforo de 4.000 personas con entrada libre en la Catedral".

Religión