Los donativos del Besamanos a la Patrona de Valencia se destinarán a una “Corona de Caridad”

Se trata de la iniciativa central de este Año Santo Mariano que tiene como finalidad recaudar donativos para obras sociales

Tiempo de lectura: 3’

La archidiócesis de Valencia, en el marco del Año Jubilar del Centenario de la Coronación Canónica de la Virgen de los Desamparados, invita a todos los valencianos y devotos de la Mare de Déu a colaborar con la “Corona de Caridad”, iniciativa central de este Año Santo Mariano que tiene como finalidad recaudar donativos para la obra social que impulsa la Basílica dirigida a la Fundación MAIDES, Villa Teresita y asociación valenciana Provida, entre otros proyectos.



Donativos para la ‘Corona de Caridad’

Todos los donativos que se reciban en este Año Jubilar, tanto en la Basílica como a través de la página web del Centenario -https://centenario.basilicadesamparados.org/- y en los distintos actos que se organicen, como el Besamanos público que tendrá lugar el miércoles 18 de mayo, “se destinarán a la ‘Corona de Caridad’ que la diócesis, con las aportaciones de los fieles, regalará a la Patrona de Valencia en mayo de 2023 cuando conmemoremos esa fecha tan especial para Valencia”, destacan desde la Basílica.

Desde la Basílica explican que ahora, “un siglo después, tenemos la oportunidad, con motivo de este Centenario que se cumplirá en mayo de 2023, de demostrar nuestra devoción a la Patrona de Valencia regalándole una Corona que, esta vez, no será de oro y joyas, como la de 1923, sino que la confeccionaremos, entre todos, gracias a la caridad de las personas que quieran aportar un donativo para proyectos solidarios”.

Proyectos de obra social

La “Corona de Caridad” servirá para apoyar los proyectos de la obra social que lleva a cabo la Basílica, que distribuirá los donativos recibidos entre las diferentes iniciativas según las necesidades de cada momento.

La obra social de la Basílica apoya la labor de la Fundación Mare de Déu dels Innocents i Desamparats (MAIDES), Villa Teresita y de la asociación valenciana Provida, y atiende otras obras de caridad propias, destinadas a personas sin recursos (Pan de San Antonio) y ayuda a misioneros (comedor social en El Congo), entre otros proyectos.

En el caso de la Fundación MAIDES, los donativos de la “Corona de Caridad” se destinarán a la construcción de dos nuevas viviendas en Burjassot para la inserción social de personas con enfermedad mental grave y en riesgo de exclusión, dentro del “Programa de las Vilas” de la entidad que, actualmente cuenta con tres viviendas tuteladas donde se lleva a cabo un programa de atención integral.

La Basílica también colabora en Valencia con la comunidad Auxiliares del Buen Pastor-Villa Teresita, dedicada a la ayuda y promoción de personas en situación de exclusión social, especialmente mujeres marginadas, en situación de abuso y/o víctimas de trata, y madres gestantes. Realizan su labor a través de trabajo de calle, con acompañamiento y asesoramiento a mujeres excluidas; un centro social; una casa-hogar para mujeres en contexto de prostitución y víctimas de trata; y prevención, sensibilización y denuncia.





Además, la Basílica apoya la labor de la Asociación Valenciana para la Defensa de la Vida-Provida, que atendió el año pasado en Valencia a 196 bebés de hasta 12 meses de madres en riesgo de exclusión social con la ayuda de socios fijos y voluntarios.

Besamanos, como antes de la pandemia pero con prudencia

Valencia volverá a vivir el próximo miércoles, 18 de mayo, el tradicional y multitudinario Besamanos público ante la imagen de la Mare de Déu en la Basílica, que se celebrará sin restricciones de aforo ni medidas frente a la pandemia, algo que no sucedía desde 2019, ya que, según apuntan desde la Basílica, el Besamanos del 24 de noviembre de 2021 “se hizo de forma excepcional, siguiendo el protocolo anti-Covid, para acercar la imagen de la Mare de Déu a todos los fieles ante los difíciles momentos vividos por la pandemia”.

La Basílica abrirá sus puertas a las 7 horas de la mañana y las cerrará, como siempre, “cuando pase la última persona que esté en la cola para realizar el besamanos que, de nuevo, consistirá en una reverencia ante la imagen peregrina de la Virgen de los Desamparados, que no podrá ser besada”, precisan desde la Basílica, y subrayan, como en otras ocasiones, que “la devoción y fervor por la Patrona debemos siempre acompañarla con prudencia, sobre todo en estos actos multitudinarios”.

Religión