La Iglesia celebrará el Día del Seminario bajo el lema "Padre y hermano, como San José"

El objetivo de esta jornada es reflejar la figura de San José, en los sacerdotes, en un año en el este santo ha tomado mucho protagonismo

Tiempo de lectura: 2’

El próximo 19 de marzo, solemnidad de San José, la Iglesia celebra el Día del Seminario. Este año bajo el lema, “Padre y hermano, como san José". En las comunidades autónomas en las que no es festivo, se celebra el domingo más cercano. En este caso, el 21 de marzo.

El objetivo de esta jornada es reflejar la figura de San José, en los sacerdotes, en un año en el que, si cabe, este santo ha tomado un mayor protagonismo tras declarar el Papa el Año de San José.



El mensaje de la Conferencia Episcopal Española

La Subcomisión Episcopal de Seminarios destaca en su reflexión teológica, que, bajo el cuidado de San José, los sacerdotes son enviados a cuidar la vida de cada persona, con el corazón de un padre, sabiendo además, que, cada uno de ellos es su hermano.

Como se puede leer en el mensaje, "San José cuidó de la Sagrada Familia en el hogar de Nazaret, ese lugar oculto en el que nuestro Salvador, estando sujeto a José y María, fue «creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres» (Lc 2, 52). Cada seminario, a semejanza del hogar de Nazaret, quiere ser ese lugar donde se cuide y haga crecer el don de Dios".

"San José, como padre judío encargado de la educación de su hijo, fue «el primer formador” de un seminario. Por ello, aquel que cuidó y forjó las manos y la persona de Jesús es también padre de los seminaristas, de aquellos que han recibido la llamada a configurar su vida con Cristo en el sacerdocio" añaden los obispos en el mensaje para el Día del Seminario.

Ya desde el seminario, "es importante cultivar la oración de contemplación, pues «la práctica de la contemplación hace que la relación con Cristo sea más íntima y personal y, al mismo tiempo, favorece el conocimiento y la aceptación de la identidad presbiteral» por ello, no puede faltar «la contemplación del Buen Pastor para su imitación"

Religión