Iban a cerrar el monasterio pero “un milagro” ha hecho que ahora tengan que repararlo

La "Fundación DeClausura" invita a colaborar con estas hermanas dominicas de Jaén ahora que su casa está llena de vida y alegría

Tiempo de lectura: 1’

Las catorce monjas dominicas "necesitan vivir con tranquilidad" en su Monasterio de la Encarnación de Alcalá la Real, en Jaén. Las tuberías se hunden, las paredes se caen y los techos pueden desplomarse. “Hemos pasado por momentos muy difíciles, pero siempre hemos vivido confiadas”. Por este motivo, a través de la Fundación DeClausura, las Dominicas han lanzado un llamamiento.

Hace unos años, las religiosas pensaban que tendrían que cerrar el monasterio. Su casa, el Monasterio de la Encarnación, apenas recibía la visita de jóvenes con vocación a la vida contemplativa. Las obras para su mantenimiento fueron postergándose por falta de presupuesto y mano de obra. Eran muchas las dificultades y preocupaciones que ponían en manos de Dios con la confianza de quienes le entregaron sus vidas.

ctv-q0o-captura-de-pantalla-2022-08-02-a-las-105342


"Dios todo lo escucha"

“Y como Dios todo lo escucha”, hace catorce años comenzaron a entrar en su clausura novicias que llegaban de muy lejos, de Madagascar. “Todas ellas son un tesoro para nuestra comunidad y para nuestro pueblo”, comenta la Madre Carmen. "Gracias de corazón, rezamos mucho por ti, por vosotros", añaden al unísono, las catorce monjas, que caracterizan su rostro por una radiante sonrisa.

Estas catorce monjas necesitan reparar cuanto antes su casa para poder vivir en ella con tranquilidad. Las tuberías se hunden, las paredes se caen y los techos pueden desplomarse. Ahora que su casa está llena de vida y alegría, piden ayuda para seguir allí alabando al Señor desde su Monasterio de la Encarnación de Alcalá La Real.


Religión