Carolina Lupo: "Educar la afectividad bajo el prisma de la ternura es el mejor antídoto contra la pornografía"

La psicopedagoga, orientadora familiar e investigadora de la Universidad de Navarra ha indicado que "los jóvenes no han recibido ni ternura, ni misericordia ante sus errores"

Tiempo de lectura: 2’

La III edición del congreso 'La educación del corazón' sigue su curso hasta el próximo 2 de octubre. Se siguen sucediendo las ponencias de manera virtual. La psicopedagoga, orientadora familiar e investigadora de la Universidad de Navarra, Carolina Lupo, ha realizado su ponencia titulada “El desafío de educar corazones pornificados”.



Lupo ha reflexionado acerca de cómo se puede ayudar a los jóvenes a prevenir el consumo de la pornografía desde el valor y la educación en la ternura. Ha indicado que “hoy se está presentando en nuestra sociedad una realidad que no nos deja indiferentes y esto es que la pornografía online se está convirtiendo en el principal agente socializador y educador de la afectividad y la sexualidad de muchos de nuestros jóvenes”.

Adentrarse en el mundo de los jóvenes

Ha invitado a adentrarse en el mundo de los jóvenes, entendiendo el contexto en el que viven. “El universo en el que ellos están dista mucho del que nosotros hemos podido vivir como niños, adolescentes y como jóvenes. Para poder comprenderlos debemos entender el contexto sociocultural en el que están inmersos”.

La sociedad actualmente está centrada en la inmediatez. “Estamos acostumbrados a vivir hoy todo como a un click. Si lo quieres, lo tienes. En las terapias de consumo de pornografía uno de los elementos de los recursos que más se trata de trabajar es el saber esperar, el poder postergar nuestros impulsos y se lo podemos aplicar todos a nuestra vida diaria”.

También se ha tratado el tema de la supravaloración del sentimiento del sentimentalismo. “Hay un desequilibrio en la balanza donde todo nos invita a decir ‘si lo sientes, hazlo’, no pasa nada son tus sentimientos, tus emociones”.

Sociedad líquida

Otro de los términos propuestos ha sido el de ‘sociedad líquida’. “Esto repercute de igual manera en lo que son los vínculos de las relaciones humanas, nuestros vínculos humanos. Nuestras relaciones afectivas también son líquidas y esto significa que carecemos de bases sólidas, de bases firmes en las cuales poder cimentarnos y a partir de las cuales construir. Sabemos que cuando hay un terreno como arenoso o como líquido todo fluye todo va y viene y es muy fácil que esto se desmorone”.

Por último Lupo concluye que los jóvenes “no han crecido en ese entramado de miradas y de abrazos que les pueda dar seguridad y valor a sus vidas. Los jóvenes no han recibido ni ternura, ni misericordia ante sus errores cuando como adultos sabemos que equivocarnos es parte de nuestra vida y que incluso es fruto del educar a la libertad jóvenes que sus miradas han sido dañadas por el consumo de contenido en Internet y especialmente de la pornografía. Realmente de otra manera estamos en condiciones realmente de expresar que educar la afectividad y la sexualidad bajo el prisma de la ternura es realmente el mejor antídoto contra el consumo de la pornografía”.

Religión