El card. Omella lamenta la subida del precio de la luz: "¿Qué tienen que hacer los que no van a poder pagar?"

El arzobispo de Barcelona se ha mostrado muy preocupado por los que más van a sufrir este cambio: "Esto castigará especialmente las familias más vulnerables"

Tiempo de lectura: 2’

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Juan José Omella, ha mostrado su preocupación por la subida del precio de la luz cuyo objetivo es ahora descongestionar las horas puntas y conducir al usuario hacia un consumo más eficiente. A partir de ahora no será tan importante el cuánto se consume sino el cuándo, a qué hora del día. La parte variable de la factura, lo que se consume, va a tener más peso que la parte fija, la de la potencia, cuyo precio baja.

El card. Omella se ha mostrado muy preocupado por esta subida de precios: “Nunca el precio de la luz se había disparado tanto. Más de un 40% en las horas punta”.

El arzobispo de Barcelona piensa especialmente en los que más van a sufrir por esta subida: “Esto castigará especialmente las familias más vulnerables”. El presidente de la Conferencia Episcopal Española se pregunta además: “¿Qué tienen que hacer los que no van a poder pagar? ¿Vivir a oscuras?”. Y pide que, entre todos, “podemos encontrar una solución”.



El nuevo sistema de las tres franjas horarias

El nuevo sistema establece tres franjas horarias. Hora punta, la más cara, va desde las 10 de la mañana a las 2 de la tarde y desde las 4 de las tarde a las 10 de la noche. Hora valle, la más barata, va desde la medianoche hasta las 8 de la mañana y los fines de semana. Y la hora llana, con un precio intermedio, el resto de horas del día, esto es, de 2 a 4 de la tarde y de 10 de 12 de la noche. Además también se establecen 2 períodos de potencia. Otro cambio importante porque hasta ahora sólo se podía contratar una sola potencia para todas las horas y días de la semana.

Todo va a depender de cómo seamos capaces de cambiar nuestros hábitos y de lo que tuviéramos contratado. El consumo en las horas valle será un 95% más barato que en la hora punta y teniendo en cuenta que el 50% de las horas del año son valle, según cálculos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) un consumidor con alto equipamiento eléctrico podría llegar a ahorrar entre 200 y 300 euros al año si ajusta la potencia a las horas más baratas y evita conectar varios electrodomésticos a la vez.



Religión