Así ha quedado el sagrario de la capilla después de la explosión de la calle Toledo en Madrid: "Sin palabras"

La explosión de gas provocó el derrumbe de un edificio que pertenecía a la parroquia de la Virgen de la Paloma donde murieron cuatro personas

Tiempo de lectura: 3’

El pasado miércoles, 20 de enero, en torno a las tres de la tarde, hubo una explosión de gas en la calle Toledo, que provocó el derrumbe de parte de un edificio de seis plantas, en el céntrico barrio La Latina de Madrid. El edificio explosionado pertenecía a la parroquia de la Virgen de la Paloma y San Pedro el Real, donde vivían varios sacerdotes.

El servicio del Samur-PC tuvo que atender a 11 personas heridas y cuarto perdieron la vida. Las personas que había en la residencia de ancianos y en el colegio La Salle no sufrieron daños. En cambio, el edificio anejo al templo, en el que se ubican dos pisos de los sacerdotes, varios locales parroquiales y de Cáritas, quedó destrozado.

Sin duda, algo que ha sorprendido y ha dejado sin palabras a muchos ciudadanos es el aspecto del sagrario que había en la casa de la explosión de la calle Toledo.La Sagrada Forma, protegida por el viril, está intacta. De momento, lo que hemos podido saber es que la policía lo ha llevado al Arzobispado.

'Aleluya' ha contactado con el portavoz de la parroquia de la Virgen de la Paloma y nos ha explicado que es la capilla de los sacerdotes: "El sagrario es de la capilla de la sexta planta, es decir, adyacente a la vivienda del párroco, donde también subían los sacerdotes de la quinta planta". Además, ha remarcado que "esa Forma está consagrada". Por otra parte, desde la Archidiócesis de Madrid, nos confirman que "efectivamente, el sagrario roto está en el Arzobispado y la Sagrada Forma está en el sagrario de la catedral de Santa María la Real de la Almudena".

ctv-oo9-whatsapp-image-2021-01-25-at-140639

Los fallecidos en la explosión de la calle Toledo

Los cuatro fallecidos en la explosión son un ciudadano búlgaro llamado Ivanov Kochev Stefco, de 46 años, que en el momento de la explosión se encontraba en el despacho de Cáritas de la planta baja de ese inmueble, un albañil residente en un pueblo de Toledo de 45; David Santos el electricista que se preocupó por el olor a gas e intentó conocer la causa, seguir el rastro, sin manipular en ningún momento ninguna de las calderas​ yel sacerdote Rubén Pérez, que no ha podido superar las heridas de gravedad en el hospital 'La Paz' donde fue intervenido en la tarde de este miércoles.

El religioso tenía 35 años de edad. Según ha precisado la Archidiócesis de Madrid, fue su hermano quien le administró la unción su hermano Pablo, también sacerdote diocesano. Rubén era sacerdote desde el pasado mes de junio, cuando fue ordenado por el Arzobispo de Madrid, el cardenal Carlos Osoro, en la catedral de la Almudena junto a otros veinte compañeros tras formarse en el seminario Redemptoris Mater de la capital de España. David Santos por su parte tenía 35 años de edad, cuatro hijos y pertenecía al Camino Neocatecumental, una asociación perteneciente a la Iglesia Católica.

ctv-k8f-1611264678782

La Misa Funeral por David y Rubén desde la parroquia de Santa Catalina Laboure

El jueves 21 tuvo lugar la Misa funeral por los cuerpos sin vida del electricista David Santos y el sacerdote Rubén Pérez, dos de los cuatro fallecidos por la explosión que tuvo lugar este miércoles en un edificio propiedad de la Archidiócesis de Madrid, en la calle Toledo. La Misa se celebró en la parroquia de Santa Catalina Laboure, y fue en la intimidad familiar. A través de la página de Youtube de la Archidiócesis se pudo seguir la homilía, en la que también se recordó a las otras dos víctimas.

El sacerdote Pablo Pérez de Ayala, hermano de Rubén, el cura que murió por la explosión del edificio parroquial del número 98 de la calle Toledo de Madrid, el miércoles pasado, ha relatado la angustia vivida tras el suceso junto con la familia de otra víctima cerca del lugar, y afirma que, con la ayuda de la fe, "la muerte se puede vivir con alegría".

Ahora, las familias de Rubén y David están unidas "por una profunda amistad" fundamentada "en la fe en el Camino Neocatecumenal que nos sustenta a todos", señala Pérez de Ayala. En este "tiempo de muerte", transmite a los afectados por la pandemia y por la explosión de la calle Toledo que "este sufrimiento se puede vivir con alegría", con la ayuda de la fe. En el canal de YouTube de la Parroquia de la Virgen de la Paloma, hay un vídeo con la homilía de la primera misa de Rubén, que ya tiene más de 90.000 visitas.



Religión