Amaya Azcona: “Hay que ayudar a las mujeres valientes que se quedan embarazadas y quieren seguir adelante”

La directora general de la Fundación REDMADRE ha alertado de una cifra realmente preocupante: "de cada cien niños, veintiocho son abortados en Asturias"

Tiempo de lectura: 3’

Hay una realidad en Asturias que es trágica, nacen muy pocos niños, mueren muchas más personas que nacen, y a las mujeres embarazadas que tienen dificultades no se les ofrecen ayudas. No solo es un problema general de población sino personal. Hay que ayudar a esas mujeres valientes que se quedan embarazadas y quieren seguir adelante con su embarazo pero están solas o en situación de vulnerabilidad. Una cifra realmente preocupante: de cada cien niños, veintiocho son abortados en Asturias”, con estas palabras se expresó Amaya Azcona, directora general de la Fundación REDMADRE, quien impartió una charla bajo el título “Asturias despierta, que te extingues” en la Basílica de San Juan El Real de Oviedo.

Red Madre se caracteriza por el apoyo a la mujer embarazada, a la maternidad, a pesar de que el apoyo desde la política va por otro camino. En declaraciones a la propia archidiócesis de Oviedo, Azcona ha señalado que “nos relacionamos mucho con todos los políticos, pero sobre todo con los políticos gestores: presidentes de comunidades autónomas, directores generales, alcaldes… y en las entrevistas que tenemos con ellos les explicamos la necesidad de que implanten planes y medidas concretas de apoyo a la maternidad, sobre todo a la maternidad en situación de vulnerabilidad, y se van dando muchos pequeños pasos”.

“Mujer, maternidad y trabajo”

“Tenemos un grupo de voluntarios que no se dedican a lo asistencial, si no que se relacionan con empresarios y empresas a través de la red personal, de un amigo, de alguien con quien trabajó, y tenemos realizada una presentación muy seria para las empresas donde se explica cómo nos pueden ayudar. Muchas entienden que es muy importante ayudar a la mujer madre, ya que en este momento aunar conceptos como “mujer, maternidad y trabajo” es problemático y de esta manera , están apoyando la igualdad. Así, recibimos ayudas de diferentes tipos. Unas veces son recogida de material, otras veces nos ofrecen puestos de trabajo para las mujeres embarazadas, y otras nos becan con formación”.

Respecto a si las políticas de apoyo a la familia planteadas por los partidos políticos son efectivas, explica que “como política de natalidad no está muy claro que ayuden. Aunque ciertamente, a nivel personal, de cara a una mujer embarazada o madre reciente o una familia con hijos sí ayudan los apoyos económicos. Una guardería gratuita; que baje el IRPF de las familias; que haya subvenciones para libros u hogares de acogida para mujeres con dificultades, por ejemplo, que son las medidas que hay más o menos ahora en España, aunque sean pequeñas, siempre es mejor que el que no las haya”.



En relación a cómo se ponen en contacto las mujeres embarazadas en dificultades, expone que “estamos prácticamente en todas las comunidades autónomas. Hay cuarenta sedes de Red Madre extendidas por España y donde no tenemos las nuestra propia firmamos convenios como en Barcelona, País Vasco y Canarias. Las mujeres se ponen en contacto con nosotros a través del teléfono o a través de internet. En la página web están los teléfonos de toda España y además hay un whatsapp habilitado veinticuatro horas al día, al que también pueden escribir, y luego también están las redes sociales”.

Tipo de perfil que acude a Red Madre

Son mujeres entre los veinte y los veinticinco años. Es el momento en que más embarazos inesperados hay, pero a la vez tienen inestabilidad en las relaciones personales, puede que el novio no quiera un compromiso, no están casadas, o son estudiantes o no tienen empleo…, y luego casi el cincuenta por ciento son inmigrantes que no tienen una red de apoyo familiar, y este sería el perfil de la mujer que viene a nosotros”.

Por último Azcona ha explicado una de sus últimas actividades, que consistía en un proyecto de ayuda con madres ucranianas. “Cuando empezó la guerra de Ucrania toda España se movilizó y nosotros firmamos convenios con varios ayuntamientos para que, si llegaban mujeres embarazadas o con niños pequeños, pudiéramos aprovisionarles con cunas, pañales, ropa o acompañamiento si fuera necesario. En realidad, no lo fue tanto, porque las mujeres que llegaron solían tener redes personales, aunque en algunos casos sí que hemos tenido que intervenir y les hemos buscado alojamiento o les hemos dado enseres”.

Religión