Conoce la importante aportación del Movimiento de los Focolares de cara al Congreso de Laicos 2020

El movimiento nació en Italia durante la II Guerra Mundial, un momento en el que la deshumanización era palpable

Tiempo de lectura: 3’

1. Describe el carisma del Movimiento de los Focolares

La fraternidad universal, que viene de las palabras de Jesús: “Que todos sean uno” (Jn 17, 21). Queremos contribuir en la construcción de un mundo más unido, basado en el respeto y valorización de las diversidades; y hacerlo a través del diálogo y la vida junto a cada persona que encontramos; sin importar su edad, color, creencia,… o mejor dicho, gracias a la diversidad y riqueza que cada uno aportamos.

2. ¿Cómo surge? ¿Cuál es su historia? ¿Quién o quienes lo fundaron?

Nace en Italia durante la II Guerra Mundial, un momento en el que la deshumanización era palpable… bombas y destrucción por todas partes.  Chiara Lubich –fundadora y de la que en 2020 celebramos el centenario de su nacimiento- descubre que el Evangelio se puede vivir en cada situación de la vida, que es actual y lleva en sí la presencia de Jesús. Comienza a vivir cada palabra de éste al pie de la letra junto a sus amigas y conocidas; el grupo se va ampliando al tiempo que el amor recíproco se vuelve estilo de vida que contagia.

La nuestra es una espiritualidad de comunión, vamos a Dios junto a los hermanos. Y esto se nota ya en esos comienzos. Es verdad que fue con Chiara que todo comenzó, pero sin las personas con las que entraba en contacto, nada hubiera sido posible; cada uno aportaba algo que se ponía en común y multiplicaba la comprensión del amor de Dios y por tanto, también su encarnación. De esta forma, se llega a todos los continentes y todo tipo de personas, de las más variadas culturas y religiones; también se abre a las más variadas disciplinas y al mundo de la política o la economía… todo lo que tiene que ver con el hombre es susceptible de ser permeado siempre por un amor más grande.

3. ¿Qué aporta el Movimiento de los Focolares a la acción misionera de la Iglesia?

Como hemos dicho, para Chiara todo empezó con el querer vivir cotidianamente las palabras de Jesús y así surgió la propuesta de vivirlas una a una por un determinado periodo de tiempo, es lo que llamamos: Palabra de Vida. Esta práctica aglutina a todos los miembros del Movimiento hoy, en este sentido es una gran acción misionera pues ayuda a evangelizar nuestra vida cotidiana.

Además en 1998, en la Vigilia de Movimientos de Pentecostés convocada por San Juan Pablo II, nuestra fundadora se comprometió – y todos con ella- a recorrer un camino de comunión con los demás carismas de la Iglesia. Algo que también intentamos fomentar en España. Y por nuestra naturaleza y misión, también más allá de la Iglesia… con personas de otras iglesias cristianas, otras religiones y personas sin credo. El nuestro es un diálogo de pueblo y como pueblo también nos sentimos en vocación al caminar junto a cada persona. Para ello contamos con escuelas, actividades laborales, programas de cooperación al desarrollo, centros de espiritualidad, etc., dependiendo de las necesidades del lugar en el que nos encontremos.

4. ¿Cómo os estáis preparando para el próximo Congreso de Laicos de 2020? ¿Qué estáis haciendo?

Como movimiento, en momentos formativos propios, siguiendo el desarrollo de los preparativos y participando del mismo proceso: con el envío del cuestionario en su momento y la colaboración en su difusión de las más variadas formas, también con la oración y renovando el compromiso de ser cristianos auténticos en medio del mundo. Esto también está ayudando a hacer crecer en nosotros la alegría por reconocernos laicos y miembros activos de la Iglesia, una mayor conciencia de cuerpo.

Pero no solo, también nos estamos preparando en nuestras propias diócesis, participando junto con todos los laicos. A lo largo de este tiempo de preparación nos estamos sorprendiendo gratamente al constatar cuántas personas del Movimiento están involucradas activamente y con cuántas nos encontraremos en el Congreso de febrero.

5. ¿Qué esperáis del Congreso de Laicos 2020? Concreta alguna medida…

Nos esperamos cosas grandes. Dios está con nosotros y no hay límites. Nos parece que ya estamos descubriendo un laicado protagonista de los cambios de la historia. Y nos gustaría que tomáramos una mayor conciencia de la potencia que somos todos juntos y convencidos de ella, dar testimonio seguro y transformante ante cada situación. Un testimonio que, desde el amor y la unidad, contiene la luz del Espíritu Santo e ilumina.

Religión