La verdadera historia de San Jorge: el soldado cristiano de Roma que murió mártir por su fe

Los libros, las rosas y las fiestas se atribuyen a este mártir católico, que murió decapitado sin renunciar a su fe en Jesús

Redacción religión

Tiempo de lectura: 2’

Hoy se celebra la fiesta de San Jorgepatrón de Cataluña, y también el Día del Libro. Se trata de un día grande para los catalanes, ya que también se homenajea a los enamorados con la fiesta de las rosas y los libros que se regalan. Sin embargo, el recuerdo a este santo también se tiene de forma particular en otros puntos de España que están bajo su patronazgo como, por ejemplo, Aragón, Cáceres, Santurdejo, en La Rioja o Santurce, en Vizcaya

La fama de San Jorge también es internacional. Además de la comunidad catalana y aragonesa, San Jorge es también patrono de Inglaterra y hasta de Georgia o Etiopía, entre otros países. La vida y el relato de las aventuras de este santo han traspasado fronteras y continentes hasta llegar a ser hoy una fecha especial a nivel internacional. Se le suele reconocer y representar con la famosa escena de su enfrentamiento con el dragón.

¿Quién fue San Jorge?

Mito, leyenda o realidad, el hecho es que en su nombre se llevan a cabo celebraciones y festejos, pero, ¿quién fue en realidad? San Jorge fue un soldado cristiano de Roma que murió mártir al no querer renunciar a su fe en Jesús. Su martirio se produjo dentro del mandato del emperador romano Dioclecianouno de los mayores perseguidores de cristianos del Imperio Romano

Su origen se sitúa en la actual Israel, entre los siglos II y III. Por entonces, su lugar de nacimiento formaba parte de la región de Capadocia, bajo el dominio del Imperio Romano.  Se dice que era de origen y familia humilde antes de comenzar su carrera militar. Esa proyección con las armas se cuenta que le llevó a servir a su mismísimo ejecutor: el emperador Diocleciano

San Jorge forma parte de los mártires de la Iglesia primitiva. El mandatario prohibió, en primera instancia, cualquier culto que no fuese a los ídolos. Después, trató de convencerle de que abandonase su culto a Cristo. Sin embargo, él no renunció. Esa firmeza en la fe le costó la vida. Fue torturado y decapitado

San Jorge y el dragón 

Las representaciones e iconos sobre San Jorge lo suelen situar a caballo hiriendo a un dragón. Esa leyenda traslada la gesta que habría logrado San Jorge en Selena, ciudad de la actual Libia. 

Allí, se cuenta la ciudad estaba sometida a una bestia a la que el pueblo estaba obligado a alimentar con corderos u ovejas. Cuando comenzó a escasear el ganado, los habitantes decidieron entregar a jóvenes por sorteo para saciar al "dragón". Cuando San Jorge llegó a esa tierra, la elegida había sido la hija del rey, a quien salvó del dragón. De la sangre de la herida que le causó con una lanzada, brotó una rosa, otro de los símbolos con los que se le recuerda. 

Después, se rememora a San Jorge llevando a la bestia viva al pueblo para buscar la conversión y el bautismo de los habitantes. Tras conseguirlo, decapitó al dragón. 

Relacionados

Religión