El policía nacional que dejó a todos sorprendidos tras dejar el cuerpo por este motivo de peso

El agente estuvo 18 años cumpliendo su tarea de seguridad de manera brillante 

El policía nacional que dejó a todos sorprendidos tras dejar el cuerpo por este motivo de peso

 

Redacción Religión

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 18:08

Ernesto era un brillante Policía Nacional que comenzó su trayectoria en Italia a finales de los años noventa en la localidad de BérgamoPor motivos profesionales, se trasladó a otros municipios como Reggio Calabria, Sicilia o Messina.

En este primer municipio nació su vocación. Corría el año 2006. Fue cuando comprobó que necesitaba estar a solas con Dios. Ya en su etapa en Sicilia fue cuando pasaba el mayor tiempo posible ante el Santísimo Sacramentoal tiempo que trabajaba con los jóvenes de una parroquia en tareas de prevención contra el crimen organizado.

Su acercamiento a Dios llegó a costarle alguna crisis con su pareja. Y es que ella llegó a comentarle, en tono jocoso, que si quería ser sacerdote lo confesara cuanto antes: “Solo quiero ratos de silencio y meditación”, le respondía. Pese a lo anecdótico de la vivencia, lo cierto es que Ernesto optó por ocultar a su novia su adoración a Dios. Por ello, le mentía afirmando que se encontraba en el gimnasio, cuando realmente iba a orar a la iglesia.

Mientras, su entrega a Dios iba en aumento. Tanto es así que en el año 2007 abandonó sus estudios de derecho para matricularse en la Facultad de Teología del Instituto Santo Tomás de Messina. Una faceta, la estudiantil, que compaginaba con su labor como agente policial: “Día tras día creció en mí el deseo de entregarme a Él en el sacerdocio”, comentó.

Ya en el año 2010, una noche de invierno, sintió un nuevo impulso. Un deseo de dejarlo todo y entregar su vida al Señor en el sacerdocio. Desde ese momento, Ernesto no pudo contenerse más. Siete años más tarde, en 2017, fue ordenado sacerdote por el obispo de San Marco Argentano-Scalea, Leonardo Bonanno. Apartaba de su vida su trabajo como agente de policía.

Su primer destino fue la iglesia de San Pedro Apóstol en Roggiano Gravina en la provincia de Cosenza (Calabria).

Lo más

En directo