Mejora la paciente de 5 años a la que un hospital pretendía desconectarle el soporte que la mantenía con vida

La menor ha permanecido durante más de dos meses en la UCI 

Mejora la paciente de 5 años a la que un hospital pretendía desconectarla del soporte que la mantenía viva

 

Redacción Religión

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:26

Tafida Raqeeb ha vuelto a respirar por sí misma al menos una hora al día. Un gran paso para esta pequeña de cinco años, que desde el pasado 15 de octubre y hasta el ocho de enero permanecía ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos neonatales del Hospital Gaslini, ubicado en la ciudad italiana de Génova.

Se podría decir que la familia de Tafida llegó al país de la bota huyendo de Londres, ya que el Hospital Royal de la capital inglesa se negó a mantenerla con vida, tratando de retirarle el soporte vital a la que estaba conectada.

ctv-dl9-foto-1

Aunque el plan de huida no fue tarea sencilla. Previamente necesitaron la firma de unas 275.000 personas que se sumaron a la campaña promovida por Derecho a Vivir y su plataforma internacional CitizenGO, para que de esta manera Reino Unido permitiese a Tafida partir a Italia y recibir el tratamiento que precisaba para continuar entre nosotros. Su mejora es patente. Ya no necesita tener un tubo en su nariz y abre sus ojos de manera constante.

ctv-rth-foto-2

Su historia recuerda al de la pequeña Tinslee que también dimos a conoce en COPE.es el pasado seis de enero. Una bebé que no había cumplido el primer año de vida, y que desde su nacimiento prematuro padece una enfermedad cardíaca, conocida como Ebstein, que le produce problemas pulmonares de manera crónica, acompañado de un fallo cardíaco severo que, según los médicos, la cirugía no puede corregir.

Sus patologías han provocado que desde que llegara al mundo haya tenido que estar conectada a un respirador artificial en la unidad de cuidados intensivos del hospital. La mayor parte del tiempo permanece sedada para no sentir los efectos del dolor.

El hospital consideraba que la mejor solución para acabar con el sufrimiento de Tinslee era arrebatarle la vida desconectando la máquina que la mantiene con vida. Una medida a la que su madre, Lewis, se negó desde un primer momento, lo que la obligó a emprender una batalla legal en el juzgado contra el hospital.

Pero, recientemente, un juez de Texas dio la razón al centro sanitario, ordenando retirar el soporte vital al bebé: “Tengo el corazón roto porque un juez ha decidido que la vida de Tinslee no merece la pena ser vivida”, afirmaba Lewis tras recibir el fallo de la justicia de este estado americano.

Lo más

En directo

Recomendados