Boletín

La ex líder de FEMEN que destapa la verdad del feminismo y el aborto

Fue fundadora de FEMEN en Brasil, pero cuando conoció de verdad el aborto y pasó por la experiencia, su vida cambió radicalmente

La historia de Sara Winter: De liderar FEMEN en Brasil a ser firme defensora de la vida

La historia de Sara Winter: De liderar FEMEN en Brasil a ser firme defensora de la vida 

Redacción religión

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:10

Protestas en top-less, exigencias de derechos para la mujer - como el del aborto -, eslóganes pintados en el cuerpo y ataques a la religión católica son algunos de los rasgos que definen el recorrido del movimiento feminista radical FEMEN, desde su nacimiento en Ucrania en 2008, con líderes reconocidas como la ucraniana Inna Shevchenko.

Su exportación a otros países del mundo ha dejado historias como la de Sara Winter. Esta joven brasileña de 27 años fue una de las voces fundadoras de esta ideología en su país. Sin embargo, hoy es conversa católica y activista a favor de la vida. Esta es su historia. 

Sara se convirtió al catolicismo y es fiel devota del Rosario

Sara se convirtió al catolicismo y es fiel devota del Rosario 

FEMEN como salvavidas de la prostitución

Winter explica en una entrevista en el programa de televisión ecuatoriano Contacto Directo cómo comenzó su idilio con la ideología feminista. Después de lo que había vivido en su infancia y adolescencia, las imagen de las feministas radicales le resultó inspiradora.

"Yo, como muchas chicas que pertenecen a este movimiento, provengo de una familia desestructurada, con un hermano que se metió en el narcotráficoCon 16 años me echó de mi casa con una pistola metida en la boca. Yo pasé a vivir en las calles y descubrí el submundo muy triste y terrible de la prostituciónSufrí una violación que me mató por dentro y por fuera", cuenta.

Conoció el movimiento feminista en los medios de comunicación. Las fotos y las noticias de mujeres "aguerridas, que "luchaban en la calle por los derechos de la mujer", le resultó muy atractiva. Tanto, que dio el salto hasta el origen del FEMEN como lo conocemos hoy. Pasó un año en FEMEN y cuatro más en otros movimientos feministas, LGBT o de género en países como Ucrania, Francia, Holanda, Brasil, entre otros. 

"El movimiento feminista no está interesado en ayudar a la mujer"

Después de esa experiencia, defiende que "el movimiento feminista no está interesado en ayudar a la mujer, sino en utilizarla como instrumento político de una ideología". Ese es el denominador común que ha observado, después de que la "ayuda" no se centre en la persona sino en un objetivo político

"Todos estos movimientos sociales de izquierda no tienen una intención de ayudar a curar las heridas, no están preocupadas en ayudar a la mujer que está en situación de violencia o al travesti que se tiene que prostituir para comer. Están solo interesados en utilizar el dolor y sufrimiento de estas personas, como marionetas políticas". 

Héctor Valentim, el hijo que Sara sí decidió tener

Héctor Valentim, el hijo que Sara sí decidió tener 

"Sara, por Dios, eres la feminista más famosa de Brasil, necesitas hacer un aborto"

Ella misma decidió en su día abortar y se arrepintió. Sin embargo, recuerda cómo sus amigas le decían: "Sara, por Dios, eres la feminista más famosa de Brasil, necesitas hacer un aborto, porque así vas a tener más experiencia empírica para luchar por su legalización, eso no es un bebé, es un coágulo de sangre". 

"Me decían la palabra 'empoderamiento', me decían la palabra 'libertad', 'independencia'", pero nadie le explicó lo que era pasar por ello. "Una mujer que va a abortar va a parir el hijo, pero no vivo, sino un hijo muerto, peor, pedazos de hijo", subraya 

"Yo no sentí empoderamiento, ni libertad, yo me sentí traicionada". En la actualidad, Sara Winter es madre, activista por la vida, Coordinadora Nacional de Políticas para la Maternidad del Ministerio de la Mujer de Brasil y conferenciante internacional. 

Lo más