Boletín

Las monjas que sirven a los necesitados en medio del yihadismo de Burkina Faso

Las Hermanas Misioneras de la Inmaculada llevan casi 20 años ayudando a los necesitados desde sus cuatro parroquias 

ctv-710-burkina-faso
Natxo de Gamón
@NatxodeG

Redactor de Religión

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:52

La situación en el país africano es tensa y peligrosa. Desde el pasado febrero, grupos armados de corte yihadista han realizado cinco ataques en Burkina Faso. En el último, hace apenas unos días, murieron al menos 15 personas. En este clima de tensión es en el que las Hermanas Misioneras de la Inmaculada desarrollan su misión.

Desde el año 2000, trabajan en la segunda ciudad más grande del país, Bobodiulasso. Allí, en el popular distrito de Quinimakora, trabajan en estrecha colaboración con la parroquia y dirigen dos centros que pertenecen a la diócesis.

En declaraciones a la Agencia Fides, explican que la población con la que trabajan es eminentemente joven, y por este motivo, han abierto una biblioteca con salas de estudio y también un anfiteatro para reuniones, conferencias y actividades culturales.

De esa parroquia con la que colaboran estrechamente las Hermanas Misioneras de la Inmaculada han nacido ya otras tres parroquias. Con ellas también colaboran a través de encuentros formativos para los adultos, visitas a los enfermos, etcétera. También, se preocupan de problemas cotidianos de los feligreses, como la falta de agua, la higiene, la escolarización de los niños o los cursos de alfabetización. En cada una de las parroquias, la gestión de estos temas la lleva un comité de jóvenes locales a los que las misioneras asesoran.

Las Hermanas Misioneras de la Inmaculada también han procurado que los jóvenes de los que cuidan tengan una forma de ganarse la vida cuando se hacen mayores. Por eso, en 2005, decidieron montar, en colaboración con un farmacéutico italiano experto en cosmética, una fábrica de cosméticos basados en la manteca de karité que ya alcanzan el mercado exterior.

Pero la obra de la que las Hermanas se encuentran más orgullosas es la residencia en la que acogen a jóvenes que han sentido la vocación a la vida religiosa. Cuentan con un postulantado y un noviciado, en el que actualmente hay 6 novicios en formación.

En declaraciones a la Fides, las Hermanas Misioneras de la Inmaculada dicen que, por el momento, no consideran que haya suficiente peligro como para abandonar a esta comunidad y todo el trabajo que han realizado en favor de ellos. 

Lo más