El inesperado gesto de un 'delincuente' tras robar el móvil a una feligresa mientras rezaba

Los hechos, que fueron grabados en vídeo, ocurrieron recientemente en misa. 

El inesperado gesto de un delincuente tras robar el móvil a una feligresa mientras rezaba

 

Redacción Religión

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:14

El déficit de valores y código ético en la sociedad a veces se deja sentir en lugares donde ni siquiera te puedes imaginar. Por desgracia, vemos con relativa normalidad que un alumno falte el respeto a su profesor o que un paciente, descontento con el informe médico o con la atención que recibe, se tome la justicia por su cuenta y agreda al profesional sanitario.

El problema es que se tratan de episodios cada vez más frecuentes en el mundo que nos rodea. Un mal del que tampoco se libran las iglesias. Y si no, que se lo digan a una feligresa que, en plena misa, fue atracada por otro de los asistentes.

Los hechos ocurrieron recientemente en Sudamérica, en una iglesia de la ciudad de Guayaquil, en Ecuador. Ella se encontraba rezando, arrodillada en el banquillo. Sus pertenencias, (el bolso) se encontraban en la banca, justo detrás suya. Nunca podría imaginar que el varón que se encontraba en el banco trasero aprovecharía la situación para hurgar en su bolso y sustraerle su teléfono móvil. Dos bancos detrás del infractor, se encontraba una tercera persona, en este caso una mujer que, sin embargo, no se percató de lo que estaba ocurriendo, ya que se encontraba mirando la pantalla de su teléfono. 

Una vez que el ladrón se hizo con el teléfono de la feligresa, se lo guardó en su bolsillo discretamente, sin ser consciente de que su mala acción fue grabada por las cámaras de vídeo del interior de la capilla. Posteriormente, y con toda la tranquilidad del mundo, se levantó del banco para marcharse.

Pero, antes justo de salir al exterior (suponemos), sorprendió a todos. Y es que tal y como se presencia en el vídeo, en su trayecto hacia la puerta del templo pasó su mano por la pila con el agua bendita para acto seguido signarse. Si alguien pretende tratar de desenmascarar al atracador o a la pobre feligresa, no lo intentes, ya que sus rostros aparecen tapados.

Lo más

En directo3

Tiempo de Juego (GETAFE - AJAX)

Escuchar

Tiempo de Juego (CLUJ - SEVILLA)

Escuchar