El emotivo homenaje en Burgos a sor Inés, la misionera asesinada en Centroáfrica

Sor Inés Nives Sancho fue asesinada el pasado mes de mayo en Centroáfrica

El emotivo homenaje en Burgos a sor Inés, la misionera asesinada en Centroáfrica

 

José Luis Restán
Twitter

Director Editorial COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:24

En el ambiente caldeado por la 72 Semana Española de Misionología, se ha celebrado en la catedral de Burgos un funeral por Sor Inés Nieves Sancho, la misionera asesinada el pasado 23 de mayo en la República Centroafricana. La homilía fue pronunciada por el misionero burgalés Jesús Ruiz, obispo auxiliar de Bangassou, en Centroáfrica, que subrayó que Sor Inés fue asesinada por su amor a Jesús y al pueblo africano, que le llevó a vivir en una tierra en la que llueven las balas, sabiendo que una de ellas podría alcanzarla cualquier día.

Sor Inés pertenecía a la Congregación francesa de las Hijas de Jesús de Massac y llevaba 23 años como misionera, dedicada a enseñar costura a las chicas y a ayudarles en sus estudios. Era su forma de contribuir a la paz del Resucitado en un país que arrastra siete años de violencia sin sentido.

Monseñor Ruiz aclaró que en medio todos los peligros e inseguridades que les rodean, el anuncio del Evangelio no es un peso para los misioneros, sino que es su recompensa y su alegría. Para esta celebración el obispo traía dos reliquias de Sor Inés: la cruz que llevaba en el pecho el día de su muerte, que entregó a la familia de la misionera, y su alianza, que entregó al final de la misa al arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, para que se convierta en signo de la fidelidad de la diócesis de Burgos al Evangelio recibido.

El obispo auxiliar de Bangassou, recordó que 650 misioneros burgaleses siguen trabajando para que la luz del Evangelio no se extinga y pidió a la diócesis de Burgos que no se repliegue en su pasado glorioso, sino que escuche a esos pueblos lejanos que han recibido la luz de Cristo de la mano de misioneros como sor Inés, que escuche su dolor y sus alegrías, encarnados en tantos inmigrantes que ahora llegan a nuestra tierra. Al finalizar la celebración, el Arzobispo de Burgos se comprometió a dar un lugar a la alianza de Sor Inés, para que ayude a recordar el compromiso de la diócesis con la evangelización.