El emotivo gesto de fe de Egan Bernal, ganador del Tour de Francia

Egan Bernal es el primer colombiano en ganar el Tour de Francia. El campeón celebró la gesta con su hermano y ambos se santiguaron el uno al otro

Egan Bernal abraza a su hermano para celebrar la victoria en el Tour de Francia | EFE - Bolavip.com

Egan Bernal abraza a su hermano para celebrar la victoria en el Tour de Francia | EFE - Bolavip.com 

Redacción religión

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 31 jul 2019

Durante décadas, los colombianos han soñado con subir al podium en los Campos Elíseos, vestidos con el maillot amarillo de campeón del Tour de Francia. Ese sueño ha sido realidad gracias al joven Egan Bernal, vencedor de la última edición de la reina de las carreras de ciclismo. Con sólo 22 años, este joven de Bogotá va a recibir también un gran reconocimiento de su país: la Gran Cruz colombiana de la Orden Nacional al MéritoSin embargo, llamó la atención uno de sus gestos durante la celebración en París. Se encontró con su hermano menor y se persignaron - se hicieron la señal de la Cruz - el uno al otro.  

Egan Bernal pertenece a una familia católica de origen humilde. Desde los 5 años estaba subido en una bicicleta y entrenaba temprano cada día antes de ir al colegio, como informa EFESus familiares le consideran ejemplo de superación y una "bendición de Dios". Tras ganar el Tour, el muchacho recibió con un simbólico gesto de bendición a su madre y a su hermano - que lo considera "su segundo papá" - como recogió el portal Aleteia. Poco después, rompió a llorar de alegría. 

El 'joven maravilla', como se le conoce, se ha convertido en el primer latinoamericano que gana el Tour de Francia. También es el ciclista más joven en lograrlo y el primero que lo gana desde la II Guerra Mundial con tan temprana edad. Además es "el tercer no europeo que vence en el Tour, tras el estadounidense Greg Lemond y el australiano Cadel Evans", como contó Deportes COPE.

Un nuevo "escarabajo colombiano".

Ciclistas como Lucho Herera y Fabio Parra fueron conocidos como "los escarabajos colombianos" por su forma de pedalear y la fortaleza con la que encaraban los puertos más duros del ciclismo. Egan Bernal sigue esta estela que trazaron sus antecesores. Desde niño, quiso convertirse en uno de los mejores ciclistas del mundo. El reciente campeón del Tour de Francia, tuvo que hacer frente a diversas dificultades dentro y fuera de los puertos y el  asfalto, a las que logró vencer. 

La primera ocurrió el día de su nacimiento. Flor Marina, su madre, creyó que iba a perder a su hijo. Tuvieron que a viajar en taxi desde Zipaquirá, donde vive la familia, hasta el hospital de Bogotá, a pesar de las dificultades económicas. Como cuenta el diario El Espectador, fueron días complicados

La generosidad es otro de los gestos que marcan a Egan. Según Aleteia,  los primeros sueldos que ganaba los destinó a regalarles una casa a sus padres y una pequeña finca a uno de sus abuelos. El sueño que ha cumplido en la capital francesa es también el de su padre. Germán Bernal quiso dedicarse al ciclismo profesional y no pudo por motivos económicos. No obstante, desde su trabajo como vigilante de seguridad en la Catedral de sal, un templo católico construido bajo tierra, ha visto a su hijo realizar esta proeza.

En 2016 decidió dedicarse al ciclismo profesional en ruta. Aunque en un principio se vió tentado por volver al ciclomontañismo, debido a las dificultades de su primera carrera profesional, siguió adelante, mejorando cada cada día. Terminó fichando por el Sky (actualmente Ineos), liderado por Chris Froome. Como ciclista, Egan ha ganado ha ganado competiciones prestigiosas como el Tour del Porvenir, el Tour de Romandía, la Vuelta a Suecia y la París-Niza, entre otros.

Lo más