• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Así es la acción de la Iglesia: El bautizo en Manila a 450 niños de la calle

El cardenal Luis Antonio Tagle bautiza el sábado a 450 niños de la calle en la catedral de Manila

Así es la acción de la Iglesia: El bautizo en Manila a 450 niños de la calle

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:51

El próximo sábado 28 de agosto el cardenal Luis Antonio Tagle bautizará en la catedral de Manila a 450 niños de la calle, acompañado por diez sacerdotes, entre ellos el misionero francés Matthieu Dauchez, director de la Fundación Tulay Kabataan (Puente para los niños) que acoge a estos pequeños. En las comunidades más marginadas de Filipinas circula la convicción de que los sacramentos cuestan dinero y eso hace que muchas familias pobres ni siquiera intenten bautizarse.

El Padre Dauchez afirma: “Si tan difícil es llevar a nuestros hijos heridos a Dios, es mucho más fácil, por el contrario, llevarles al Señor a través de los sacramentos”.  Por eso la diócesis de Manila y la fundación colaboran en este gesto para mostrar que no es así, y que los sacramentos son para todos. 

La Fundación Tulay Kabataan está al servicio de los niños más pobres de Manila desde 1998 y ha desarrollado cinco programas orientados a restituir la dignidad a los niños de la calle, a los que tienen necesidades especiales, a los que rebuscan en los vertederos y a los que viven en barrios de chabolas. La institución también ayuda a los ancianos abandonados en las calles; los voluntarios reciben cada año a 1.500 niños en 36 centros del área metropolitana de Manila y de Batán. En los últimos 21 años ha ayudado a más de 55.000 niños. 

El P. Dauchez ha contado su experiencia en dos libros publicados en español por Ediciones Encuentro: “El prodigioso misterio de la alegría. En la escuela de los niños de Manila” y “Mendigos de amor”. Trabajando con los niños de la calle este sacerdote francés descubrió el poder sobrenatural y sanador del perdón en niños que tras vivir las experiencias más terribles han comprobado que existe una alegría que viene de Dios y puede florecer incluso donde parece triunfar el mal.

 

Lo más