El Vaticano recibirá a los líderes de Sudán del Sur en un retiro espiritual por la paz

El presidente Kiir y el oposito Machar irán la semana que viene a El Vaticano para tratar de avanzar en la aplicación del acuerdo de paz de 2018

ctv-h99-sudan-del-sur

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:58

El Vaticano ha confirmado que la semana próxima acogerá un "retiro espiritual" de los dos líderes de Sudán del Sur, el presidente Salva Kiir y el líder opositor, Riek Machar. La finalidad de los Ejercicios Espirituales es la de tratar de impulsar la aplicación del acuerdo de paz.

El portavoz interino de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, afirmó que "hay en programación la próxima semana en el Vaticano un retiro espiritual para los líderes de Sudán del Sur", sin dar más detalles.

Ambos líderes anunciaron ayer que el Papa Francisco les había invitado. Los dos manifestaron su intención de acudir al Vaticano. El opositor Machar no depende de sí mismo para concretar ese deseo. Se encuentra en régimen de arresto domiciliario.

El pontífice ya ha recibido este año al presidente Kiir en la Santa Sede. En el encuentro, Francisco le confirmó su intención de visitar el país africano "como signo de cercanía a la población y aliento al proceso de paz".

Otro paso para intentar cerrar una guerra civil de seis años

Sudán del Sur atraviesa un proceso de formación de un gobierno de transición. El objetivo es acercar a ambas partes para la construcción de un Ejecutivo que ha de integrar miembros de las dos partes. El 12 de mayo es la fecha que se prevé que este paso pueda darse

El país africano puede pensar en una solución casi seis años después del conflictoAgosto de 2018 fue el mes en el que ambas facciones firmaban la paz en un acuerdo que ratificarían en Adís Abeba, Etiopía. 

La falta de fondos dificulta que partes del pacto firmado se lleven a cabo. Por ejemplo, la creación de un único ejército que integre a miembros rebeldes. La mayor parte de los grupos rebeldes de Sudán del Sur, incluida la principal facción liderada por Machar, aceptaron el pacto, que supone el segundo intento de poner fin a un conflicto de tintes étnicos que estalló a finales de 2013.

Lo más