El Vaticano confirma la primera ordenación episcopal tras el acuerdo con China

El pasado lunes 26 de agosto se nombró al primer obispo chino, Yao Shun, tras el acuerdo histórico entre China y el Vaticano

El Vaticano confirma la primera ordenación episcopal tras el acuerdo con China

 

  • item no encontrado

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 09:51

El portavoz del Vaticano, Matteo Bruni, ha confirmado que Antonio Yao Shun ha sido ordenado obispo de Jining el pasado lunes 26 de agosto en China. Una ceremonia que supone la primera consagración episcopal desde el acuerdo histórico que firmaron en 2018 el Vaticano y el país asiático sobre el nombramiento de obispos. 

"Puedo confirmar que monseñor Antonio Yao Shun, quien fue consagrado obispo de Jining/Wulanchabu, recibió el mandato papal y fue declarado obispo ordenante durante la ceremonia de ayer, 26 de agosto de 2019", dijo Bruni en un comunicado enviado a los medios.

"La ordenación episcopal de monseñor Antonio Yao es la primera que se produce en el marco del acuerdo provisional entre la Santa Sede y la República Popular de China, firmado en Pekín el 22 de septiembre de 2018", añadió. 

Ese día, el Vaticano y China firmaron un acuerdo provisional sobre la designación de obispos, principal motivo de conflicto entre ambas partes, en lo que se interpretó como un paso histórico entre dos Estados que no tienen relaciones diplomáticas desde 1951. 

Como parte de aquel acuerdo, el papa Francisco reconoció a siete obispos vivos y uno fallecido nombrados por China que anteriormente no eran admitidos "de forma oficial" por la Santa Sede. 

Los lazos diplomáticos entre China y el Vaticano son oficialmente inexistentes desde 1951 por la excomunión por parte de Pío XII de dos obispos designados por Pekín, a lo que las autoridades chinas respondieron con la expulsión del nuncio apostólico, que se asentó en la isla de Taiwán. 

China, por su parte, tiene su propia Iglesia Patriótica Católica desde 1957. Algo único e insólito en el mundo, ya que la designación de obispos, siempre ha sido una tarea del Papa y de la Santa Sede, no del gobierno de ningún país.

Lo más