Pablo VI: el Papa que quiso dar más voz a las mujeres

Ante 2500 obispos, en la segunda sesión del Concilio Vaticano II se escuchó: “¿Dónde está la otra mitad de la Iglesia?”

ctv-rhx-181023 fundacionpablovi mujeres

Agencia de Noticias católicas

Tiempo de lectura: 5' Actualizado 14:38

En el dis­cur­so de aper­tu­ra de la si­guien­te se­sión, el 14 de sep­tiem­bre de 1964Pa­blo VI sa­lu­dó a las au­di­to­ras pen­san­do que es­ta­ban allí, par­ti­ci­pan­do por pri­me­ra vez en la his­to­ria de un con­ci­lio ecu­mé­ni­co (en reali­dad se in­cor­po­ra­ron so­la­men­te una se­ma­na más tar­de por­que no ha­bían sido aún con­vo­ca­das for­mal­men­te por los res­pon­sa­bles de la lo­gís­ti­ca va­ti­ca­na…).

Las ma­dres del Con­ci­lio”, ob­via­men­te ha­cien­do alu­sión a “los pa­dres con­ci­lia­res”, fue la de­no­mi­na­ción, en­tre ca­ri­ño­sa e iró­ni­ca, que muy pron­to re­ci­bie­ron en la pren­sa es­tas 23 mu­je­res (10 re­li­gio­sas y 13 lai­cas, en­tre ellas una sola ca­sa­da que asis­tió con su es­po­so). Quie­nes pen­sa­ron que la re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na se­ría solo sim­bó­li­ca, se equi­vo­ca­ron. No hubo res­tric­cio­nes para que las au­di­to­ras par­ti­ci­pa­ran en las con­gre­ga­cio­nes ge­ne­ra­les, cual­quie­ra fue­ra el tema tra­ta­do, aun­que sin voz ni voto. Su in­ci­den­cia, se­gún cons­ta en los ar­chi­vos, fue sig­ni­fi­ca­ti­va en las co­mi­sio­nes prin­ci­pal­men­te para me­jo­rar el fa­mo­so “Es­que­ma XIII” que lue­go se­ría dado a co­no­cer como Gau­dium et Spes, Cons­ti­tu­ción so­bre la Igle­sia en el Mun­do Mo­derno y el de­cre­to so­bre el Apos­to­la­do de los Lai­cos. El Es­pí­ri­tu San­to se va­lió de la plu­ma de es­tas mu­je­res para la re­dac­ción de al­gu­nos pun­tos de di­chos do­cu­men­tos.

Múl­ti­ples in­sul­tos y ca­lum­nias de­bió pa­de­cer el Papa ta­les como: ma­són, fi­lo­co­mu­nis­ta, con­ser­va­dor, etc. Tam­bién se le til­dó de mi­só­gino y, des­pués de la apa­ri­ción de Hu­ma­nae Vi­tae, de ho­mo­se­xual. Sus ac­tos y pa­la­bras, a los que se agre­ga la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da para el pro­ce­so de bea­ti­fi­ca­ción que puso al des­cu­bier­to la raíz de es­tas úl­ti­mas di­fa­ma­cio­nes, de­mues­tran la fal­se­dad de las acu­sa­cio­nes. Fue Pa­blo VI quien con­vo­có a mu­je­res idó­neas – es­co­gi­das por su desem­pe­ño como lai­cas en or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les de re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na, como ac­ti­vis­tas viu­das de gue­rra y como re­li­gio­sas di­ri­gen­tes de má­xi­mo ni­vel – en con­tra de aque­llos pa­dres con­ci­lia­res que sos­te­nían la prohi­bi­ción pau­li­na res­pec­to a la in­ter­ven­ción de mu­je­res en las asam­bleas (1 Cor 14-34).

Se dis­tin­guie­ron va­rias “ma­dres del Con­ci­lio” que des­pués de su con­clu­sión fue­ron con­vo­ca­das por el Papa para di­fe­ren­tes en­car­gos. En­tre ellas ha­bía una es­pa­ño­la, Pi­lar Be­llo­si­llo, pre­si­den­ta de la Unión Mun­dial de Or­ga­ni­za­cio­nes Fe­me­ni­nas Ca­tó­li­ca (UMOFC), ele­gi­da dos ve­ces como por­ta­voz del gru­po de au­di­to­ras. A pe­sar del re­co­no­ci­mien­to de sus apor­ta­cio­nes, no ob­tu­vo el per­mi­so para ha­blar du­ran­te las con­gre­ga­cio­nes ge­ne­ra­les. Sin em­bar­go, si re­cor­da­mos que por ese en­ton­ces ni la Ban­ca o el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra ita­lia­nos, ni la Cor­te Su­pre­ma de los Es­ta­dos Uni­dos con­ta­ban con pre­sen­cia fe­me­ni­na, la in­cor­po­ra­ción de mu­je­res al Va­ti­cano II efec­tua­da por Pa­blo VI re­sul­tó una de­ci­sión au­daz.

Pa­blo VI y el sa­cer­do­cio fe­me­nino

En el con­tex­to in­ter­na­cio­nal, la elec­ción de Mon­ti­ni coin­ci­dió con la ges­ta­ción de Mayo ’68. En la dé­ca­da de los 60 sur­gie­ron, en­tre otros, los mo­vi­mien­tos an­ti­sis­te­ma, pa­ci­fis­tas y un nue­vo fe­mi­nis­mo so­cio-cul­tu­ral: ha­bía que po­ner fin a la dis­cri­mi­na­ción por sexo en to­dos los ám­bi­tos y cul­tu­ras, ade­más de lo­grar la pa­ri­dad de de­re­chos de hom­bres y mu­je­res. Prin­ci­pal­men­te en el post-con­ci­lio, al­gu­nos teó­lo­gos y una éli­te de mu­je­res for­ma­das pos­tu­la­ron vi­go­ro­sa­men­te el sa­cer­do­cio fe­me­nino, jun­to a pe­ti­cio­nes de her­ma­nos cris­tia­nos se­pa­ra­dos.

La se­rie­dad de di­chas con­tri­bu­cio­nes le lle­vó al Papa años de aná­li­sis y dis­cer­ni­mien­to has­ta que, en 1976, es­cla­re­ció el tema en la De­cla­ra­ción so­bre la cues­tión de la ad­mi­sión de las mu­je­res al sa­cer­do­cio mi­nis­te­rial, In­ter in­sig­nio­res. La Igle­sia, en la lí­nea del Con­ci­lio, se ma­ni­fies­ta con­tra toda dis­cri­mi­na­ción que afec­te a los de­re­chos fun­da­men­ta­les de las per­so­nas – y por ende de las mu­je­res – por ser con­tra­ria al plan de Dios. Sub­ra­ya, en­tre otras con­si­de­ra­cio­nes, la ne­ce­sa­ria par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na cada vez más ac­ti­va en la vida de la Igle­sia, sien­do “no­ble y com­pren­si­ble” que haya mu­je­res de­seo­sas de ser or­de­na­das sa­cer­do­tes, y el pro­ble­ma ecu­mé­ni­co sus­ci­ta­do por la ad­mi­sión de pas­to­ras en co­mu­ni­da­des cris­tia­nas de la Re­for­ma (Pa­blo VI, con sen­ti­da preo­cu­pa­ción por el diá­lo­go ecu­mé­ni­co, el año an­te­rior ha­bía man­te­ni­do co­rres­pon­den­cia epis­to­lar fra­ter­na con el Ar­zo­bis­po de Can­ter­bury so­bre las or­de­na­cio­nes de mu­je­res den­tro de co­mu­ni­da­des an­gli­ca­nas).

La De­cla­ra­ción es­pe­ci­fi­ca una se­rie de ra­zo­nes, ta­les como el com­por­ta­mien­to de Je­sús, quien en va­rias oca­sio­nes con­tra­di­jo las cos­tum­bres y le­yes ju­dai­cas que dis­cri­mi­na­ban al sexo fe­me­nino y sin em­bar­go no por ello con­fi­rió el sa­cra­men­to del or­den sa­gra­do a mu­je­res, y el he­cho de que el sa­cer­do­cio en sí no for­ma par­te de los de­re­chos de la per­so­na y por ende no pue­de ser in­clui­do en la re­cla­ma­ción de pa­ri­dad de de­re­chos; con­clu­ye di­cien­do que “la Igle­sia, por fi­de­li­dad al ejem­plo de su Se­ñor, no se con­si­de­ra au­to­ri­za­da a ad­mi­tir a las mu­je­res a la or­de­na­ción sa­cer­do­tal”. Nada ha cam­bia­do des­de en­ton­ces.

Otras pa­la­bras y ac­cio­nes de Pa­blo VI con re­la­ción a las mu­je­res

Vea­mos sólo gran­des hi­tos. En­tre los men­sa­jes que acom­pa­ñan la clau­su­ra de Va­ti­cano II (1965), el Papa es­cri­be uno a las mu­je­res, con­fi­rién­do­les la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer pe­ne­trar el es­pí­ri­tu del Con­ci­lio “en to­das las ins­ti­tu­cio­nes” y en “la vida de cada día”, y a las cris­tia­nas y no cre­yen­tes les con­fía el sal­var la paz del mun­do. Pro­mul­ga una en­cí­cli­ca ma­ria­na, Ma­ria­lis cul­tus (1974), en la que ad­vier­te que cier­ta li­te­ra­tu­ra vo­ca­cio­nal no en­cua­dra la ima­gen de la Vir­gen con el Evan­ge­lio y con las con­di­cio­nes de la vida con­tem­po­rá­neas; en cam­bio, pre­sen­ta a Ma­ría como mo­de­lo para las mu­je­res que se desem­pe­ñan en los ám­bi­tos fa­mi­liar, po­lí­ti­co, so­cial, cul­tu­ral y cien­tí­fi­co. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria pro­cla­ma a mu­je­res doc­to­ras de la Igle­siaSan­ta Te­re­sa de Ávila y San­ta Ca­ta­li­na de Sie­na (1970), he­cho por el cual son re­co­no­ci­dos sus apor­tes ori­gi­na­les al ma­gis­te­rio de la Igle­sia, en vir­tud de su ca­pa­ci­dad y cien­cia teo­ló­gi­ca.

Ade­más, Pa­blo VI cons­ti­tu­ye una Co­mi­sión para el es­tu­dio so­bre la mu­jer en la so­cie­dad y en la Igle­sia, com­pues­ta por va­rias de las mu­je­res des­ta­ca­das du­ran­te el Va­ti­cano II y miem­bros de la Cu­ria ro­ma­na. Esta Co­mi­sión, se­gún el dis­cur­so inau­gu­ral del Papa (1973) de­bía “re­co­pi­lar, ve­ri­fi­car, in­ter­pre­tar, re­vi­sar, desa­rro­llar ideas so­bre la fun­ción de las mu­je­res en la co­mu­ni­dad mo­der­na”. A pe­sar de las dispu­tas in­ter­nas, pro­du­jo dos in­for­mes: uno con pro­pues­tas con­cre­tas al Sí­no­do de los Obis­pos (1974), y otro fi­nal, que en su sex­ta se­sión (1976) fue eva­lua­do por el Papa como un “rico dos­sier” para la Igle­sia uni­ver­sal y las igle­sias lo­ca­les, a las que re­co­men­dó re­vi­sar y pro­mo­ver el apor­te ac­ti­vo de las mu­je­res a ni­vel dio­ce­sano. Par­te de la Co­mi­sión se in­vo­lu­cró in­clu­so en la dis­cu­sión so­bre el sa­cer­do­cio fe­me­nino y en el Año In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer.

Pa­blo VI se sin­tió tam­bién in­ter­pe­la­do por el Año In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer de Na­cio­nes Uni­das (1975), por lo cual cons­ti­tu­yó un Co­mi­té a fin de pre­pa­rar una con­tri­bu­ción y par­ti­ci­par en for­ma proac­ti­va al even­to, a la vez que en­vió una elo­gio­sa car­ta a la Se­cre­ta­ria Ge­ne­ral de di­cha Con­fe­ren­cia Mun­dial, ma­ni­fes­tan­do la ne­ce­si­dad de ha­cer jus­ti­cia a la mu­jer, re­le­ga­da por el hom­bre a una si­tua­ción de in­fe­rio­ri­dad. A este Co­mi­té le de­di­có dos dis­cur­sos po­nien­do en evi­den­cia que la pro­mo­ción de la mu­jer en la so­cie­dad y en la Igle­sia cons­ti­tuía “un signo de los tiem­pos”.

Con­clu­sio­nes per­so­na­les

Sub­ra­yo la de­di­ca­ción de este Papa, en can­ti­dad y ca­li­dad, a las mu­je­res. Un dato: 10 son los es­cri­tos ofi­cia­les (dis­cur­sos, car­tas, etc.) que du­ran­te su pon­ti­fi­ca­do Pa­blo VI di­ri­gió es­pe­cí­fi­ca­men­te a los lai­cos; de ellos, 8 fue­ron fo­ca­li­za­dos en la te­má­ti­ca de las mu­je­res, o sea, el 80%.

Lo que me lla­ma la aten­ción en su ma­gis­te­rio re­fe­ri­do a la mu­jer es, por un lado, el cam­bio de pa­ra­dig­ma: ya no es más “la cul­pa­ble” del pe­ca­do de Adán sino “la re­con­ci­lia­do­ra” lla­ma­da a rea­li­zar la unión y la paz en­tre los hom­bres, y, por otro, que la con­si­de­re “co­rres­pon­sa­ble” jun­to con el va­rón, no sólo de la fa­mi­lia y la edu­ca­ción de los hi­jos, sino de la lu­cha con­tra el anal­fa­be­tis­mo, las nue­vas es­cla­vi­tu­des mo­der­nas, etc., para con­tri­buir al desa­rro­llo in­te­gral de la hu­ma­ni­dad. Res­pec­to a la re­la­ción hom­bre-mu­jer, las ex­pre­sio­nes cla­ves que uti­li­za­rá son: igual­dad in­na­ta, com­ple­men­ta­rie­dad efec­ti­va e in­te­gra­ción ar­mo­nio­sa.

Así mis­mo, se des­ta­ca su cohe­ren­cia: he­chos y di­chos van de la mano.  Si to­ma­mos en con­si­de­ra­ción el con­tex­to his­tó­ri­co, Pa­blo VI es­tu­vo a la van­guar­dia en la cues­tión fe­me­ni­na y abrió ca­mi­nos que aún hoy he­mos de tran­si­tar, den­tro y fue­ra de la Igle­sia.

Ma­ría Lía Zer­vino
Ser­vi­do­ra

(Fun­da­ción Pa­blo VI)

Etiquetas

Lo más